Gloria Ostos (Madrid, 1969) es socia y fundadora de OstosSola, una de las consultoras de comunicación estratégica más importantes de España. OstosSola ha trabajado en distintos procesos electorales en España y Latinoamérica, asesorando a candidatos presidenciales en distintos países.

*Una entrevista de Germán Pacheco (Kuorum.org).

Gloria Ostos (Madrid, 1969) es socia y fundadora de OstosSola, una de las consultoras de comunicación estratégica más importantes de España. OstosSola ha trabajado en distintos procesos electorales en España y Latinoamérica, asesorando a candidatos presidenciales en distintos países. Entre sus éxitos más importantes se encuentran la asesoría en las campañas que llevaron a Felipe Calderón a la presidencia de México y a Juan Manuel Santos a ser reelegido presidente de Colombia. Le preguntamos a Gloria sobre las claves de una buena comunicación política y la importancia de las herramientas digitales. También nos da su opinión acerca de los cambios que acometerán los partidos tradicionales ante la inminente llegada de las elecciones.

¿Cómo ingresó en el mundo de la consultoría política?

Siempre tuve interés por la política, por lo que – además de Derecho – estudié Ciencias Políticas. Empecé mi carrera  de portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios. Allí descubrí la dimensión de la comunicación y la defensa de intereses. A partir de esa experiencia decidí fundar mi propia consultora de comunicación en la que trabajaba esencialmente la comunicación institucional. En 2001, junto a Antonio Sola, que contaba con la experiencia de comunicación electoral, fundé una nueva consultora: OstosSola.

¿Qué distingue a OstosSola de otras consultoras?

Somos la única consultora que cuenta con la ISO 9001 en campañas de marketing político desde hace ocho años. Esto significa que tenemos una metodología propia y ordenada en un estándar de procedimientos que nos permite tener campañas ganadoras en países muy diversos cuyas realidades no tienen nada que ver entre sí. Nosotros establecemos un método de trabajo en el que no es fundamental el conocimiento del país, sino que utilizamos una serie de procesos de análisis de operación y estrategia que permiten, durante los cortos e intensos períodos de campaña conseguir que la ciudadanía conozca la propuesta electoral del candidato con el que trabajamos. También tenemos la experiencia de haber estado presentes en Latinoamérica desde nuestros inicios, lo que nos lleva a tener un conocimiento de la región bastante importante.

¿Cuál es la clave para que un candidato haga buena comunicación?

La clave está en escuchar las demandas de la ciudadanía para hacer una mejor propuesta. También es esencial ser fiel al programa que has planteado, no dar tumbos y cambiar la estrategia de un momento a otro sin que haya buenas razones para hacerlo. Por último, es indispensable ser creíble. Las propuestas deben ser creíbles con la persona que las hace y su trayectoria. Para obtener buenos resultados es necesario un buen análisis de la realidad, una buena escucha de los problemas de los ciudadanos y un buen planteamiento de la solución.

Ostos Sola ha trabajado en procesos electorales en Latinoamérica. ¿Qué distingue la estrategia política y los procesos electorales en Latinoamérica con respecto a España?

El método para hacer la estrategia es el mismo en todos los países. Una buena estrategia tiene un buen análisis previo, que es el que determina cómo va a ser el plan estratégico y el plan de acción, que es único para cada país. La fórmula y el proceso para realizar una estrategia es igual. Lo que varía es la ejecución y la definición de prioridades. La idiosincrasia, el semiótico y la interpretación de ciertos conceptos son diferentes en cada país. Muchas veces la clave en una campaña son las palabras, y éstas pueden tener distintas maneras de entenderse en diferentes lugares.

¿Hay similitudes en las estrategias a un lado y a otro del Atlántico?

Claro, te pongo un ejemplo. En 2008 trabajamos en un proceso electoral que tenía lugar en República Dominicana. Se daba la circunstancia de que aquí en España también se preparaba el terreno para las elecciones generales. Uno de los candidatos en República Dominicana, como parte de su estrategia de campaña, regalaba pollos a la gente que asistía a sus mítines. En España, Zapatero proponía una deducción del IRPF si seguía en el cargo una segunda legislatura. Como puede ver, lo de Zapatero era un poco más sofisticado que regalar pollos, pero no dejan de ser acciones parecidas.

En estos momentos de tanta desafección de los ciudadanos hacia la política, ¿Cómo pueden ayudar los consultores políticos a que los políticos recuperen la confianza de la gente?

La política es un noble arte. Hay que tener una gran vocación para trabajar por el interés común. Cuando existen casos de corrupción nos damos cuenta de que el político no trabaja por el interés común, sino por el aprovechamiento particular de los recursos públicos, algo que no tiene nada que ver con la política. La ejemplaridad debe ser la clave del político. El consultor político no puede aceptar un candidato que no tenga un interés por trabajar por lo demás. Otra razón de la desafección es el incumplimiento de las propuestas electorales. En este caso, el consultor político puede recordarle al cliente – una vez que está en el poder – sus promesas para que las cumpla.

¿Cuáles cree que son los cambios más importantes que deben hacer los grandes partidos en estos momentos en los que se acercan las elecciones generales?

Creo que aún falta mucho camino por recorrer hasta las generales. Si tuviera que hablar de cambios, destacaría la renovación en ciertos niveles que han empezado a hacer tanto PP como PSOE, sobre todo de cara a la opinión pública. Por otro lado, creo que también es importante el hecho de que tomen en cuenta a la ciudadanía, como han hecho los partidos emergentes. En este sentido, creo que a partir de ahora habrá casi una obligación de elecciones internas abiertas para todas las formaciones políticas. Otro punto clave es la incorporación de la comunicación online, algo que hacen muy bien los partidos emergentes. 

¿Cuáles son los retos en comunicación política para los próximos años?

Creo que el reto es lograr una comunicación más fluida, eficaz y permanente con la ciudadanía, lo que ayudará a generar confianza y que no haya tanta desafección por parte de los ciudadanos hacia la política.

En vuestra página web dicen que creen en los lideres políticos sociales y empresariales que trabajan para mejorar la sociedad. ¿Quiénes son esas personas? ¿Qué cualidades tienen que tener para que decidan trabajar con ellos?

El candidato debe tener un discurso que persiga el bien común. No trabajamos nunca con candidatos populistas porque creemos que no hacen política responsable. Cuando se trata de personas que ya están en el poder, trabajamos con aquellos políticos que creen y respetan los Derechos Humanos y que creen y respetan los valores democráticos.

El próximo 30 de septiembre tendrá lugar la I Conferencia Internacional de Comunicación Política Digital en el Congreso. ¿Qué importancia cree que pueden tener estas herramientas para mejorar la política, y qué importancia le dan ustedes a la comunicación digital en el trabajo de asesoría política?

Le damos mucha importancia a la comunicación por esta vía. La Responsabilidad Social Corporativa de OstosSola ha puesto en marcha la Fundación Participa, que cuenta con una herramienta para que los ciudadanos puedan proponer iniciativas legislativas populares de ámbito nacional y autonómico, puedan valorar al Gobierno y puedan hacer denuncias. Además, desde su página web se pueden enlazar los portales de transparencia de diferentes instituciones. Creemos que este tipo de herramientas digitales nos hacen evolucionar hacia sociedades mucho más democráticas.