La promoción turística de Madrid ha pasado por años muy lamentables en los que parecía que poco o nada se hacía de manera correcta, sin embargo desde que en 2013 nació entre convulsiones, ERES y fusiones Madrid Destino, Cultura y Turismo (en adelante, lo vamos a dejar en Madrid Destino ), parece que las cosas en materia turística empiezan a encauzarse. Puede que la creación de esta empresa con capital público y privado sea de las pocas cosas buenas que nos dejó la controvertida Alcaldesa Ana Botella y en este caso, considerando que cada turista extranjero gasta una media de 1.177 euros en su viaje, tengo que aceptar que no es mala herencia. Como no deseo que me tachen de falsear datos, aclaro que en ese gasto total están incluidos los costes del viaje en sí, que es dinero que no se queda en la Comunidad o en la ciudad de Madrid, si no que va a la compañía aérea y otros proveedores de servicios. Pero teniendo eso en cuenta, la aportación económica del turismo a las arcas de Madrid, sigue siendo muy importante, de hecho es el 7,1% del PIB de la región… Y crea 150.000 empleos en la misma, el 60% de ellos, empleos directos.

De momento Madrid Destino ha sido premiada como “Destino más comprometido con Norteamérica” en la recientemente celebrada Virtuoso Travel Week 2015, feria turística anual que este año ha tenido lugar en la luminosa ciudad de Las Vegas. Virtuoso es uno de los grupos turísticos más potentes en el continente americano, sobre todo en Norteamérica; grupo con el que Madrid Destino mantiene distintos acuerdos de colaboración cuyo objetivo es potenciar los viajes a la capital de España.

Y parece que la cosa funciona, porque solo en el primer semestre de este año, Madrid ha recibido la visita de 282.596 estadounidenses, un 11,9% más que el año anterior, que han generado 645.190 pernoctaciones (un 11% más si lo comparamos con 2014), posicionando a Estados Unidos a la cabeza de mercados emisores de turismo extranjero a la ciudad de Madrid.

Pero Madrid Destino no solo lo está haciendo muy bien en un mercado de vital importancia como el norteamericano; en general, las cifras de turismo están subiendo como la espuma ya que entre enero y junio, la región ha recibido casi tres millones de turistas de más allá de nuestras fronteras, lo que significa un 10% más que en el mismo periodo de 2014; solo en el mes de julio la cifra de turistas extranjeros se incrementó en un 26,7% con respecto a las cifras del año anterior. Juzguen ustedes mismos.

Madrid Destino cuenta con un plan estratégico de turismo 2015-2019. Un plan a medio plazo que puede generar muchos beneficios a largo plazo; sin embargo toda esta bonanza y planificación, corre cierto peligro ya que la Administración Carmena ha diluido las competencias en turismo entre distintas concejalías, concretamente, entre las de Equidad, Derechos Sociales y Empleo y Cultura, Deportes y Turismo… O algo así, porque de momento, la Señora Alcaldesa ha relegado el turismo a un segundo o tercer plano. Es decir, no se ha pronunciado al respecto ocupada como está en que le saquen fotos mientras viaja en el metro de la ciudad, que no corre, repta lentamente; y en centrarse en temas más sociales. Que no lo veo mal, al contrario, considero que el desarrollo de la microeconomía es fundamental para el crecimiento de la macroeconomía. Pero es que de la microeconomía turística viven muchas familias en esta ciudad; y por otra parte, la inversión extranjera también depende de la imagen cosmopolita, avanzada y seria que demos en el exterior y en eso la promoción turística, puede ayudar. Y mucho.

Haciendo un análisis de la situación bastante mediocre, todo sea dicho, observaremos que a un mayor número de turistas, una más importante inyección de capital en los bolsillitos de los madrileños, pero no solo en los sacos de pasta de las grandes cadenas hoteleras u otros gigantes de la industria turística, también en los monederos del señor que vende productos como jamón serrano en una pequeña tienda de barrio, en los de la artesana que crea prendas únicas de vestir y que las comercializa en su tiendecita del barrio de Malasaña, en los de la joven pareja que, apostando por el autoempleo, ha abierto su pequeño café en una estrecha y abarrotada calle cerca de la Plaza de Toros y en los del dueño del supermercado de la esquina de su casa, porque muchos de los turistas se alojan en apartamentos y tienen que hacer la compra para sus desayunos, su limpieza y sus cositas. Así explicado puede quedar más claro que el turismo hace un inmenso bien a las microeconomías familiares y me extraña que la Señora Carmena no haya sido capaz de darse cuenta de ello.

Madrid Destino necesita que el Ayuntamiento colabore, necesita que haya una meta común en materia turística que facilite la realización de los diferentes proyectos de promoción, necesita un diálogo abierto entre todos los implicados para que Madrid pueda seguir beneficiándose del incremento en la llegada de turistas. En definitiva, si están haciendo un buen trabajo, da igual quién creo este organismo, por qué lo creó o cómo lo creo, lo importante es que ofrece resultados y éstos son positivos para el crecimiento económico de la ciudad y si crece lo económico, hay más margen e ingresos para realizar proyectos sociales. Hasta que Madrid sea una potencia en I+D, hasta que todos los madrileños tengamos un empleo, sanidad, educación y vivienda dignos, hasta que los unicornios bajen del cielo con sacos de oro del arcoíris colgados de sus níveos lomos y España sea una potencia mundial en lo económico y en lo social, lo mismo lo más aconsejable es cuidar lo que nos procura unos ingresos más que aceptables año tras año.

Imagen | Flickr – Rick Ligthelm