Las patronales AEB y CECA han emitido este viernes un comunicado conjunto en el que alertan de los riesgos que se plantean de cara a una hipotética independencia unilateral de Cataluña. La salida de esta CCAA del marco constitucional “comportaría que todas las entidades bancarias con presencia en Cataluña afrontarían graves problemas de inseguridad jurídica”, advierten.

Durísimo comunicado conjunto de las patronales bancarias respecto a las plebiscitarias catalanas. La Asociación Española de Banca (AEB) y la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) han emitido una declaración institucional de cara a las inminentes Elecciones Autonómicas en Cataluña, alertando de los graves riesgos que provocaría una declaración de independencia en este territorio y la ruptura, por ello, del orden constitucional.

Las dos organizaciones que representan a la banca española alertan en su escrito de los “riesgos que para la estabilidad financiera comportaría cualquier decisión política que quebrantara la legalidad vigente y conllevara la exclusión de la UE y del euro de una parte de España”. Además de dar por hecha la exclusión de Cataluña de la zona euro, AEB y CECA dejan entrever que una hipotética Declaración Unilateral de Independencia supondría un replanteamiento de su estrategia para todas las entidades, que se verían en graves problemas de inseguridad jurídica.

“Estas dificultades obligarían a las entidades a reconsiderar su estrategia de implantación, con el consiguiente riesgo de reduccion de la oferta bancaria y, con ello, de exclusión financiera y encarecimeinto y escasez de credito”, aseguran. Es decir, que las entidades españolas y catalanas se replantearían su presencia en esta comunidad autónoma.

Respecto a las intenciones de la candidatura de Junts Pel Sí (cuyo candidato es el presidente Artur Mas) de proclamar la independencia en el plazo de 18 meses, tanto CECA como la AEB consideran que “en todo momento debe preservarse el orden constitucional y la pertenencia a la zona euro del conjunto de España. De otro modo se pondría en grave riesgo el objetivo de las entidades, que no es otro que proteger a sus depositantes y mantener el flujo de financiación a familias, a PYMES y a los sectores productivos y generadores de empleo del país”, añaden.

Por último, las dos patronales bancarias hacen un llamamiento “a los líderes políticos” para que por medio del diálogo “impulsen las reformas que permitan seguir progresando en la consecución de mayores niveles de bienestar y cohesión social para todos”.