El Parlamento Europeo ha aprobado este jueves la propuesta de la Comisión Europea para la reubicación obligatoria de otros 120.000 demandantes de asilo desde Italia, Grecia y Hungría a otros países de la UE, en el curso de una sesión en la que se ha informado de que Budapest ha advertido de su intención de no acogerse al mecanismo de reparto.

Este “apoyo en tiempo récord” por parte del Parlamento a la propuesta presentada por la Comisión Europea el pasado 9 de septiembre  “envía una señal clara a los ministros de Interior, que volverán a reunirse el martes 22 de septiembre, para que actúen y lleguen a un acuerdo sobre este segundo paquete de emergencia”, ha advertido la Eurocámara en su página web.

Precisamente, durante el debate parlamentario fue duramente criticada la incapacidad de los ministros de Interior para llegar el pasado lunes a un acuerdo que permita trasladar a los 120.000 demandantes de asilo. Los eurodiputados han pedido a los Estados miembros que “se mantengan unidos, actúen con rapidez y afronten la crisis” y han insistido en la necesidad de que se dote a la UE de un sistema de migración y asilo efectivo a largo plazo.

En su propuesta, la Comisión plantea trasladar a 120.000 solicitantes de asilo desde Italia (15.600), Grecia (50.400) y Hungría (54.000). Este número se suma a los 40.000 cuya reubicación fue apoyada por el Parlamento el 9 de septiembre y que fue confirmada por el Consejo de Justicia e Interior el 14 de septiembre. El total de solicitantes de asilo que está previsto trasladar asciende por tanto a 160.000.

El pleno dio su visto bueno a la propuesta de la Comisión (sin incluir cambios) con 370 votos a favor, 134 en contra y 52 abstenciones. A continuación aprobó una resolución legislativa por 372 votos a favor, 124 en contra y 54 abstenciones, en la que informa al Consejo de que este respaldo no prejuzga su posición sobre la futura propuesta para establecer un mecanismo permanente de reubicación de refugiados, sobre el que el Parlamento y los países decidirán en pie de igualdad.

Durante el debate que se celebró ayer miércoles en el pleno de la Eurocámara, el ministro de Inmigración y Asilo de Luxemburgo, Jean Asselborn, indicó, en nombre de la presidencia del Consejo, que “habrá un cambio importante respecto a la propuesta inicial”, ya que Hungría no se considera un país en primera línea de los flujos migratorios y no desea acogerse al mecanismo de reparto. “El Parlamento tiene que tenerlo en cuenta al dar su opinión”, advirtió.

El Parlamento respalda el reparto obligatorio

El mecanismo obligatorio propuesto, indica el comunicado, distribuirá a los solicitantes de asilo entre los Estados miembros en función de su capacidad de absorción, que se calculará teniendo en cuenta los siguientes criterios: población (40% de ponderación), PIB (40%), media de solicitudes de asilo recibidas entre 2010 y 2014 (10%) y tasa de desempleo (10%). Vea aquí más detalles sobre el reparto por países.

Los Estados miembros participantes en el sistema recibirán 6.000 euros por persona reubicada, con una tasa de prefinanciación del 50%, para permitir a las autoridades nacionales actuar con rapidez. Los países desde los que serán trasladadas los solicitantes de asilo obtendrán 500 euros por persona, para cubrir los gastos de transporte.

Asimismo, la propuesta contempla que si, por razones justificadas y objetivas (como un desastre natural) un país no puede participar de manera temporal en el mecanismo, tendrá que hacer una contribución financiera al presupuesto de la UE de hasta el 0,002% de su PIB. Corresponderá a la Comisión evaluar los motivos aducidos por las autoridades nacionales y determinar si justifican su no participación, en todo caso por un periodo máximo de doce meses.

Antes del voto, el presidente Schulz anunció que enviará una carta al presidente del Consejo, Xavier Bettel, pidiendo en nombre de la Cámara “el desbloqueo inmediato” de los fondos comunitarios comprometidos para asistir a los países que acogen al grueso de los refugiados sirios, Líbano, Turquía y Jordania.

Comisión: “Se ha despejado el camino, ha llegado el momento de actuar”

En un comunicado hecho público tras la votación, la Comisión Europea ha celebrado la decisión del Parlamento y se ha mostrado “particularmente agradecida por su rápida reacción, utilizando un procedimiento de emergencia para garantizar la votación sólo una semana después de que se presentara la propuesta”.

Ha quedado despejado el camino para que el Consejo adopte nuestra propuesta”, prosigue el texto. “Instamos a los Estados miembros a aprobar las decisiones necesarias en el Consejo extraordinario de Justicia e Interior del 22 de septiembre”, después de que en la reunión del 14 de este mismo mes “la mayoría de los Estados miembros indicaran su voluntad de avanzar lo antes posible”, añade. “Ha llegado el momento de actuar”, ha manifestado la CE.

“Si el Consejo llega a un acuerdo el martes sobre las propuestas de la Comisión, la Comisión está dispuesta a trabajar con los Estados miembros y las agencias europeas relevantes a fin de reubicar a los refugiados inmediatamente y de reducir la presión sobre los Estados miembros más afectados”, ha concluido.

Europa sólo acoge al dos por ciento de los refugiados sirios

Las organizaciones humanitarias han reclamado este jueves mayor voluntad política para resolver la acogida de los desplazados de Siria y ha recordado que el compromiso de Europa -120.000- sólo supone un dos por ciento de los ciudadanos sirios que han tenido que abandonar sus hogares.

“Es vergonzosa la actitud de la UE porque no es una cuestión de solidaridad, sino de legalidad y creo que algún día Europa será juzgada por esto”, ha asegurado Raquel González, responsable de Médicos sin Fronteras (MSF), citada por la agencia Efe.

Asimismo, González ha lamentado que se hable de presión migratoria, cuando en países como Jordania o Líbano un 20 por ciento de su población son refugiados.

Respecto a España, ha explicado que si se repartiesen los 18.000 refugiados que el Gobierno calcula que acogerá en 2015 entre las 50 provincias, “tan solo tocarían, a cada una, 300 personas”.

“Es una cuestión de voluntad política”, han coincidido la representante de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos, Raquel Martí; el presidente de la Organización Médica Colegial, Juan José Rodríguez Sendín; y el miembro del Comité Internacional de Cruz Roja, Bruce Eshaya-Chauvin, que, junto con la activista de MSF, han participado en un congreso de Educación Médica de la Universidad Complutense de Madrid.

Según datos de la ONU, de los 21 millones de personas que vivían en Siria, 12 se encuentran actualmente desplazadas (ocho millones dentro del país y cuatro millones han salido fuera). “La mitad de la población vive huyendo”, ha dicho la representante de la agencia de la ONU, quien ha aclarado que “las personas que salen de Siria son gente con recursos, cualificada y formada, que puede vender sus bienes y pagar a las mafias el viaje”.

En este sentido, el presidente de los médicos ha advertido de que no se comprenden los obstáculos de los Gobiernos en la acogida de los refugiados, que “van a contribuir a pagar las pensiones de hoy y a aumentar la natalidad de los países”.

“Es lamentable crear esta lista de espera en el reparto de los refugiados”, ha opinado Rodríguez Sendín, quien ha criticado la lentitud de la UE por abordar la situación de los desplazados y las causas que han originado este éxodo.

“Europa duda sobre lo que hay que hacer y es responsable de lo que ha ocurrido. Algún país está ganando mucho con la venta de armas”, ha reflexionado.

La directora ejecutiva de la agencia de Naciones Unidas ha reclamado vías seguras para facilitar el desplazamiento de los refugiados, “porque van a seguir viniendo cientos de miles de sirios si no se pone fin a la guerra y no se envía ayuda humanitaria”.

“Harán falta al menos 30 años para recuperar el país de antes de la guerra, por lo que no creo que los refugiados de ahora vuelvan ya”, ha advertido.