El mapa político para las próximas elecciones generales, previstas el 20 de diciembre, es cada vez más complejo: a los partidos nuevos se suman las mareas confluyentes y en Twitter la gente ya no entiende nada.

El verbo de moda es confluir. La izquierda española quiere confluir pero no se pone de acuerdo en cómo hacerlo. Hace dos meses nació Ahora en Común con la intención de replicar el modelo de candidaturas ciudadanas que tan bien funcionó en las pasadas elecciones municipales de mayo. Se esperaba que Podemos e Izquierda Unida confluyeran en dicha candidatura, pero el primero sigue rechazando la oferta en pos de su propia marca y al segundo le ha costado bastante aceptarla.

No obstante, aún hay quien espera que Pablo Iglesias cambie de opinión a tiempo y acabe confluyendo en la candidatura ciudadana, que ya cuenta con 30.000 firmas de apoyo. En este escenario político hiperactivo acaba de aparecer un nuevo actor, la plataforma Convocatoria Cívica, que fue lanzada por Baltasar Garzón en 2013 y ahora quiere ser otra marea de confluencia de partidos de izquierdas para “superar las políticas neoliberales que tanto daño están haciendo a nuestro país”.  

El Confidencial publicó ayer el manifiesto de la plataforma, que ya apoyan destacadas personalidades progresistas como Cristina Almeida, Gaspar Llamazares, Federico Mayor Zaragoza, Carlos Jiménez Villarejo o Beatriz Talegón. La noticia ha sorprendido en las redes sociales, donde el panorama político actual ya se percibe como pesado y complejo y la gente se ve sobrepasada por tanta alternativa de izquierdas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por arrojar algo de luz: El objetivo de Convocatoria Cívica es instaurar un gobierno progresista y la única opción que ven viable para conseguirlo es que las distintas fuerzas de izquierdas se presenten a las elecciones con una sola candidatura para superar en número de votos al Partido Popular: “Lo único que puede evitar el triunfo de la derecha en las elecciones generales (…) es una definitiva confluencia electoral en la que se alíen las diferentes fuerzas políticas y movimientos progresistas con candidaturas unitarias y unos objetivos mucho más amplios que el de conseguir resultados satisfactorios a nivel individual de cada partido”.  

Hasta aquí es exactamente lo mismo que propone la otra plataforma de confluencia, Ahora en Común. Entonces, ¿cuál es la diferencia? Este nuevo colectivo acusa a Ahora en Común de oportunista, mentirosa y poco horizontal. Así termina el manifiesto firmado por Baltasar Garzón, Federico Mayor Zaragoza y Carlos Jiménez Villarejo: “La unidad y la participación popular no deben ser la máscara de ninguna táctica mentirosa. La unidad es hoy el camino que necesita la regeneración económica, laboral y política del estado español”. 

El excoordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, es uno de los más críticos con Ahora en Común por las exigencias que ha recibido su partido para poder confluir y que no ha recibido por igual Podemos. Considera que su partido ha sido menospreciado en ese proceso, por lo que no es de extrañar que apoye esta nueva plataforma. Así lo explica él en sus últimos tuits:

 

 

 

 

 

La exsecretaria general de la Unión Internacional de Jóvenes Socialistas, Beatriz Talegón, también ha expresado sus motivos en menos de 140 caracteres: