Los ingresos de Pepsico en España alcanzaron durante 2014 los 373 millones de euros, casi 10 veces menos que los 3.000 millones que se embolsó Coca-Cola Iberian Partners en ese ejercicio, antes de participar en la macrofusión entre embotelladores europeos de este año. No obstante, Pepsi logró el año pasado salir de los números rojos de 2013 y sus ventas siguen creciendo.

En la guerra de los refrescos, el pequeño crece y el grande mengua. En 2014, las ventas de Pepsi -sin tener en cuenta el resto de ingresos- subieron un 0,22%, según los datos presentados por la empresa ante el Registro Mercantil y recogidos por Infoempresa.com. Mientras, Coca-Cola Iberian Partners reconoce que su actividad distribuidora bajó un 0,2%, pese a que sus ingresos mejoraron ostensiblemente tras la integración de todos los embotelladores regionales.

Pese a que los ingresos totales de Pepsi son menores (373 millones), la empresa ha conseguido superar las pérdidas del año anterior, que cerró con un saldo negativo de 30,7 millones de euros frente a los 52,5 millones positivos de 2014.

En España, Pepsi ha ganado 52,5 millones frente a los 177 millones de Coca-Cola

Por su parte, la cuenta de resultados de la compañía ibérica de Coca-Cola presenta unos beneficios de 177 millones de euros, una cifra a todas luces mayor que la de su adversario en el mercado de las bebidas gaseosas pero no tan gigantesca si se tiene en cuenta que los ingresos de Iberian Partners ascendieron a la monstruosa cantidad de 3.009,5 millones de euros tras la fusión de los embotelladores regionales de España y Portugal.

A la luz de estos resultados, la compañía presidida por Sol Daurella consiguió durante 2014 un margen neto de beneficios sobre el total de sus ingresos menor que el de Pepsi en España: un 5,9% de Coca-Cola frente a un 13% de su competidora -también estadounidense- en la distribución de refrescos.

En el balance de Iberian Partners pesan mucho los gastos de explotación, que el ejercicio pasado alcanzaron los 2.678 millones de euros, según los datos que facilita la propia empresa.

Mientras, Compañía de Bebidas Pepsico ha visto cómo sus ventas, que se mantuvieron por encima de los 286 millones de euros -como en el año anterior-, eran complementadas por unos ingresos financieros de las sociedades del holding al que pertenece que ascendieron a 86,1 millones de euros, frente a los 4,9 millones del año anterior. Esto ha provocado que los ingresos totales se hayan disparado un 28%.

Empleados

En la bajada de las ventas de Coca-Cola ha pesado, como la propia empresa reconoció, el boicot puesto en marcha por los sindicatos y parte de la sociedad civil a raíz del expediente de regulación de empleo (ERE), que Iberian Partners finalmente no ha podido aplicar como quería.

La compañía planteó en enero del año pasado un ERE que se ha encontrado con la oposición de los trabajadores y también de los tribunales. El resultado ha sido la obligación de readmitir a todos los despedidos que se quieran reincorporar.

El problema es que muchos de los que tienen que volver se oponen a que la empresa les coloque en puestos que no eran los suyos antes del ERE, contra la literalidad de las sentencias judiciales que se han sucedido hasta el momento.

En Coca-Cola Iberian Partners trabajan 4.300 empleados, de acuerdo con la información que facilita en su página web, una diferencia con Pepsico acorde con la distancia que les separa en ingresos.

La embotelladora local de Pepsi ha mantenido más o menos estable su plantilla, que ha descendido en 20 personas entre 2013 y 2014, hasta un total de 662 trabajadores, según los datos que constan en el Registro Mercantil. Pero en Pepsico no hay noticias de EREs ni de boicots.

Foto: Flickr – Sean Loyless