La Conselleria de Interior de la Generalitat de Cataluña ha indemnizado con 260.931 euros a Ester Quintana, que perdió un ojo presuntamente por el disparo de una pelota de goma por parte de un agente de los Mossos d’Esquadra durante la huelga general del 14 de noviembre de 2012.

En un acuerdo extrajudicial firmado el pasado 8 de septiembre, la Generalitat establece que Quintana reciba una indemnización de 260.031 euros, mientras que la mujer renunciará a las acciones civiles en el juicio contra el subinspector y el escopetero de los Mossos d’Esquadra, imputados por las lesiones oculares que sufrió, según recoge la agencia Efe.

En rueda de prensa, Ester Quintana y su abogada, Laia Serra, han dado a conocer este martes la cantidad que la aseguradora SegurCaixa consignó este pasado lunes en la Audiencia de Barcelona, una indemnización que la manifestante ha pactado extrajudicialmente a cambio de renunciar a las acciones civiles que puedan derivarse del caso.

Renuncia a las acciones civiles, pero no a las penales

La indemnización que Quintana ha aceptado, y que incluye tanto una compensación por las secuelas que sufre como por los gastos médicos y jurídicos, no impedirá por lo tanto que la manifestante ejerza las acciones penales que crea oportunas contra los mossos d’esquadra imputados en el juicio correspondiente, que Serra cree se celebrará hacia el verano del año próximo.

Para la abogada, la indemnización pagada a la manifestante supone un “reconocimiento” de que Ester Quintana resultó herida por el impacto de una pelota de goma, algo que siempre ha negado el Departamento de Interior, que desde la etapa de Felip Puig al frente de la conselleria ha llegado a ofrecer hasta media docena de versiones sobre la actuación policial que lesionó a la manifestante.

“Este reconocimiento de la Generalitat llega de una manera simbólica y celebramos que tenga lugar con carácter previo a la celebración del juicio”, se ha felicitado Laia Serra, que ha insistido en que ha sido la aseguradora quien ha asumido el pago, sin que la Generalitat ni los agentes imputados hayan mantenido ningún tipo de contacto con Quintana o sus abogadas.

Por ello, Serra ha afirmado que desconoce hasta qué punto la decisión de la aseguradora de indemnizar a Quintana responde a “una compatibilidad o no de intereses” con la Generalitat y los agentes encausados, aunque ha añadido que le “cuesta creer” que ni Interior ni los abogados de los mossos hayan sido informados previamente.

El pago de la indemnización a Quintana podría plasmarse en una circunstancia atenuante que rebajara una eventual condena a los agentes juzgados por herir a la manifestante, aunque Serra considera que esta cuestión es discutible jurídicamente y, en cualquier caso, no renunciará a las acciones penales que crea oportunas contra los antidisturbios encausados.

Por las heridas causadas a Quintana, que según el juez instructor fueron provocadas por el impacto de una pelota de goma disparada por los antidisturbios en la huelga general de 14 de noviembre de 2012, permanecen imputados un escopetero y un subinspector de los Mossos.