Los viajeros pagan de media 1,5 euros por el transporte público en ciudades como Madrid, Barcelona o Bilbao, mientras que en el resto de grandes capitales de la UE cuesta algo más de 2 euros.

Según el barómetro de la Asociación de Autoridades de Transporte Metropolitano Europeas, también el abono mensual es más barato en España que la media de la Unión: en Madrid se paga un 26% menos que en otras grandes capitales europeas. En las 19 áreas urbanas españolas más grandes, la Administración cubre el 52,8% de los costes operativos, según estos datos.

En un comunicado, la Asociación de Empresas Gestoras de Transportes Urbanos Colectivos (Atuc) indica que España supera la media comunitaria en el uso del transporte público, con 4 de cada 10 ciudadanos que se decantan por utilizarlo frente a la proporción de 1 de cada 10 en la UE.

Como aspecto negativo, la velocidad media de los medios de transporte en Madrid es de 13 kilómetros por hora, frente a los 20 km/h de media en la UE.

En la UE hay una media de entre 350 y 500 vehículos por cada 1.000 habitantes, asegura la Atuc, que resalta que un tren de metro puede sustituir el uso de 400 automóviles.

Con motivo de la Semana Europea de la Movilidad, Atuc ha reiterado su “apuesta por un modelo de movilidad sostenible mediante el que se ponga la calidad de vida de las personas como centro de atención”. “Utilizando el transporte público se evita la emisión de 2,5 millones de toneladas de CO2 al año”, ha señalado.

 

Foto: Flickr – Tim Adams