Los tres grandes sistemas de distribución de reservas y las mayores agencias de viajes online presentan una denuncia ante la Comisión Europea contra todas las aerolíneas del Grupo Lufthansa que han empezado a cobrar un recargo de 16 euros en sus billetes en las ventas a través de intermediarios.

Todos contra Lufthansa. La decisión del grupo aéreo alemán de cobrar un recargo de 16 euros en cada billete comprado a través de una central de reservas ha puesto en pie de guerra a buena parte de los comercializadores. Las aerolíneas integradas en el grupo (Lufthansa, Austrian Airlines, Swiss y Brussels Airlines) empezaron a cobrar el nuevo suplemento el pasado 1 de septiembre. Y la medida ha sido respondida con una denuncia formal en Bruselas por parte de casi todos los gigantes de la intermediación turística europea.

Los tres grandes sistemas de distribución global de reservas (Amadeus, Sabre y Travelport) y dos de los gigantes de las agencias de viajes (Expedia y Odigeo) presentaron ayer una denuncia conjunta ante la Dirección General de Movilidad y Transporte de la Comisión Europea al considerar que la iniciativa del Grupo Lufthansa incumple la normativa comunitaria sobre los sistemas de reservas online.

La denuncia la formalizó la Asociación Europea de Servicios de Tecnología y Viajes (ETTSA), en la que se integran los mayores GDS, los grupos de agencias y sus filiales. Expedia agrupa a la agencia del mismo nombre y también marcas tan reconocidas como Trivago, Hotels.com, Travelocity, Venere.com e eBookers. Y Odigeo encabeza el holding que incluye a eDreams, Opodo, GoVoyages y Travellink.

Lufthansa ha habilitado una web para que las agencias de viajes online puedan hacer sus reservas directamente, sin utilizar los sistemas de distribución global (GDS), y así evitar el cobro del recargo. Y el grupo aéreo germano trabaja en una herramienta tecnológica específica que permitirá a las agencias no utilizar los GDS. En cualquier caso, el objetivo fundamental de Lufthansa es potenciar la venta de sus billetes a través de sus canales de venta directa, sin intermediarios.

Las compañías integradas en ETTSA denuncian que Lufthansa incumple la normativa vigente dado que la única manera de que las agencias eviten ese “recargo discriminatorio” es una plataforma controlada por la propia compañía que “sólo se muestra el contenido que Lufthansa quiere mostrar”, se queja Christoph Klenner, secretario general de la asociación. Desde ETTSA se critica que Lufthansa “además de tomar a las agencias como rehenes, se les obliga a afrontar costes innecesarios para incorporarse a su plataforma”.

“Que Lufthansa quiera competir con los GDS y con las agencias de viajes no es un problema. Al contrario, ETTSA da la bienvenida a nuevos competidores en la distribución de viajes. Pero hay normas que cumplir si se quiere entrar en este negocio y esas normas no  permiten el tipo de discriminación que Lufthansa utiliza para echar a sus rivales del mercado”, sostiene Klenner. “Si Lufthansa quiere competir con los GDS, tiene que seguir las normas que se pide a los GDS”.