Tras la escasa repercusión que obtuvo la última huelga convocada por el sindicato de controladores Usca debido a los servicios mínimos que consideraron “abusivos”, el gremio volverá a realizar dos jornadas paros en otoño. En esta ocasión, las protestas se intensifican, dado que la huelga se ha convocado durante 12 horas de los días 26 de septiembre y 3 de octubre.

En concreto, los controladores, que hoy estaban llamados a votar la posibilidad de volver a la huelga, efectuarán los paros entre las 6.00 y las 18.00 horas de estos dos días.

Los controladores retoman así las protestas contra las sanciones de Enaire, ente público que gestiona en la actualidad la navegación aérea en España, a 61 controladores aéreos por el cierre del espacio aéreo en 2010. El colectivo había frenado la huelga durante agosto “para no afectar a los pasajeros en su descanso estival a pesar de la nula voluntad de Enaire para negociar”, ha afirmado la organización en un comunicado.

“Usca espera que Enaire y Fomento no vulneren el derecho fundamental a la huelga de los controladores con la imposición de unos servicios mínimos abusivos, como sucedió en las convocatorias precedentes, que se situaron en un 70% para los paros de junio y se elevaron hasta el 80% para los de julio”, ha añadido.

El sindicato considera “incomprensible” que Enaire haya impuesto las mencionadas sanciones a los controladores de Barcelona y estima “inadmisible” la negativa de Enaire a la búsqueda de una solución pactada para readmitir a un controlador de Santiago de Compostela, despedido también a raíz del incidente de 2010. No obstante, ha reiterado su disposición a negociar con Enaire y Fomento.

Estos dos nuevos días de huelga se suman a los cuatro que ya convocó en junio y los otros cuatro de julio. Fuentes del sindicato se quejaron entonces de que los servicios mínimos se situaron cerca del 100% para el personal operativo que se comunica con los aviones; tan solo se produjeron retrasos de entre 15 y 20 minutos.