Es una plataforma de alquiler de apartamentos, pero no es Airbnb. No lo es porque sus huéspedes reciben servicios propios de un hotel, porque sus pisos son todos céntricos y selectos, porque todos son legales… y porque no la odian todos los hoteleros. Algunos sí, pero otros tratan de seducir a Kike Sarasola, su presidente, para que les deje participar en el proyecto. Y es que Be Mate ha sabido explotar lo mejor de los dos mundos -el hotelero y el del alquiler- para encontrar un gran negocio. Un año después de su nacimiento recibe decenas de ofertas de hoteleros para sumarse al proyecto, negocia la entrada de varios fondos de inversión en su capital, estudia la compra de una plataforma online para crecer y ultima su desembarco en otras cinco ciudades.

A Kike Sarasola le intrigaba cómo de extendido estaba el boom de alquiler de pisos a turistas y, claro, le preocupaba en qué medida le estaba afectando a su cadena de hoteles Room Mate, todos ellos ubicados en el centro de ciudades. El empresario hizo un pequeño estudio de campo y constató que sólo en las cercanías del hotel Room Mate Óscar, en el barrio de Chueca, en Madrid, había casi 400 apartamentos que se alquilaban en diferentes webs. Sí, 400.

Be Mate cuenta con unos 9.700 apartamentos en el centro de siete grandes ciudades. A principios de 2016 sumará Londres, París, Berlín, Roma y Estambul

Sarasola no se limitó a sumarse sin más al bando de los hoteleros, que ya entonces estaban en pie de guerra contra del alquiler turístico por considerarlo competencia desleal y que arremetían -y arremeten- sin piedad contra las plataformas online (Airbnb, Homeaway, Niumba…) que ponen esa oferta inmensa de apartamentos a sólo un clic de millones de turistas de todo el mundo. Sino que Sarasola buscó, y encontró, la manera de entrar en ese negocio creciente del alquiler y hacerlo sumando fuerzas con su otro negocio, el de los hoteles.

Hace justo un año nacía Be Mate. Una plataforma online de alquiler de apartamentos turísticos que buscaba competir con Airbnb, pero con un modelo que en nada quería parecerse al de Airbnb (o al menos se alumbraba con la idea de asemejarse lo menos posible). Y también era una plataforma de alquiler de pisos que no pretendía quitarle negocio a los hoteles, sino, muy al contrario, devolverle parte de lo que ya habían perdido por el boom del alquiler.

Pisos selectos, completos… y legales

La dirección de Be Mate alardea de las características que más le separan de sus competidores (singularmente el gigante del sector, Airbnb). Todos sus apartamentos están ubicados en zonas céntricas de grandes ciudades, son pisos únicos, y todos han sido verificados por la propia plataforma para asegurarse que el diseño y la calidad de la casa es conforme a los estándares que exige la compañía. Se alquilan completos, no por habitaciones o por camas. Y todos ellos son legales, todos los pisos se ajustan a la normativa de la región o del país en que se encuentran (una cuestión que le está suponiendo un verdadero quebradero de cabeza a Airbnb en Cataluña, por ejemplo).

“Nosotros no queremos sumar pisos a granel. Queremos pisos selectos. Sólo incorporamos los que son especiales, los que se fijan en los detalles, los que están en las mejores zonas de las mejores ciudades”, explica a SABEMOS Chema González, director de Desarrollo de Negocio de Be Mate. Y es que la compañía ofrece unos 9.700 apartamentos selectos en siete ciudades (Madrid, Barcelona, Málaga, Nueva York, Miami, Florencia y Ámsterdam), mientras que Airbnb cuenta con una cartera de Airbnb ronda el millón y medio de propiedades, repartidas en 34.000 ciudades de 190 países. “Pero ser selectivos y querer tener sólo una oferta idónea no significa necesariamente ser caros. En Madrid hay pisos por 60 euros la noche… Y también los hay por 500”.

Hoteles que quieren sumarse

La gran revolución del modelo que supuso la aparición de Be Mate fue, en cualquier caso, que los inquilinos de los apartamentos también reciben algunos servicios de hotel… en las mismas condiciones que los propios clientes del hotel. Todos los pisos tienen un establecimiento de referencia al que dirigirse a menos de 15 minutos de camino. Algunos de los servicios son gratuitos para los huéspedes de los pisos de Be Mate (recogida de llaves, consigna de maletas…) y otros de pago (desayuno en el establecimiento, limpieza diaria, traslados al aeropuerto o estación, comida en la nevera a la llegada…).

Muchos hoteleros critican el modelo de Be Mate. Otros muchos no dejan de llamar a Kike Sarasola para sumarse al proyecto

En un principio, los hoteles que se utilizan como base para los inquilinos han sido todos de la cadena Room Mate. Pero la compañía negocia con otras cadenas y con otros hoteles que se sumen al proyecto y que ofrezcan estos servicios en aquellas ciudades donde Room Mate no está o en las que su presencia por número de establecimientos no es suficiente.

“Cuando nació Be Mate, Kike [Sarasola] pensaba que todos los hoteleros se le echarían encima. Muchos lo hicieron y lo siguen haciendo, muchos critican y están en contra de nuestro modelo. Otros muchos hoteles también se han echado encima, pero para pedir participar del negocio”, explica González. Be Mate ha recibido decenas de ofertas de establecimientos y de grupos hoteleros para incorporarse al modelo, tanto en España como en otros países. “Y siguen llegando peticiones”.

Be Mate no quita negocio a los hoteles, sino que estamos abiertos a que los hoteles participen. Con nuestro modelo, damos la oportunidad a los hoteles que se alíen con nosotros a llegar a unos clientes a los que no tenían ningún acceso, porque querían alojarse en un apartamento. Con Be Mate esos hoteles pueden ofrecer a los que alquilan pisos turísticos determinados servicios y obtener ingresos con ello”, sostiene el directivo.

Expansión: más ciudades y nuevas compras

A principios de 2016, Be Mate extenderá su red también a Londres, París, Roma, Berlín y Estambul. Room Mate no cuenta con establecimientos en estas ciudades (con la excepción de la capital turca, en la que ya tiene un hotel y prevé abrir otros dos), así que de momento la plataforma de alquiler se apoyará en hoteles ajenos para ofrecer los servicios a los clientes. Las negociaciones con compañías hoteleras de estos países ya están muy avanzadas. Y los planes pasan por iniciar las operaciones con al menos entre 300 y 500 apartamentos en cada una de estas nuevas ciudades, en algunas de ellas incluso con una red aún mayor.

Be Mate se plantará así en 2016 con presencia en una docena de ciudades, a las que se seguirán sumando otras más a mediados del próximo año (aunque sobre las futuras localizaciones la compañía aún guarda silencio y prefiere no revelarlas)

Tras la absorción de Alterkeys en enero, Be Mate sondea la compra de otra plataforma online para crecer en EEUU y algunos países de Europa

El pasado enero, Be Mate anunció la adquisición de Alterkeys, una plataforma de alquiler con una oferta de 102.000 apartamentos repartidos por 42 países. Be Mate aún sigue analizando cuáles de los pisos que integran la enorme red de Alterkeys se ajustan a sus estándares exigentes para trasvasarlos a su propia cartera de alquiler. Cuando se cerró la operación, los equipos de ambas compañías consideraban que unos 10.000 pisos de Alterkeys podrían integrarse sin problemas y de forma rápida. Pero el proceso está siendo lento y cada vez más selectivo.

Chema González, a la sazón fundador de Alterkeys y su consejero delegado hasta la absorción, admite que Be Mate estudia actualmente la adquisición de otra plataforma que le permitiría ganar presencia tanto en Estados Unidos como en algunos mercados de Europa. “De momento, nos estamos conociendo”, dice el ejecutivo, que admite que las conversaciones aún están en una fase incipiente. En los últimos meses, Be Mate habría desechado la integración de otras plataformas similares cuya compra llegó a tener en estudio.

15% + extras

El negocio de Be Mate es estrictamente el de comisionista. La compañía crea una plataforma online que sirve para poner en contacto a los propietarios de los apartamentos, a los clientes interesados en alojarse y a los hoteles que participan como asistentes de los viajeros. Y Be Mate genera sus ingresos mediante el cobro un 5% del importe del alquiler al propietario y de otro 10% al huésped.

Los ingresos de la compañía provienen del cobro de un 5% del importe del alquiler al dueño del piso y de otro 10% al cliente, así como otras comisiones a proveedores de servicios a los viajeros

Be Mate completa sus ingresos con las comisiones (cuyo porcentaje no revela la compañía) que cobra a las empresas proveedoras que prestan a los clientes alguno de los servicios de pago, como los traslados en coche, la limpieza del apartamento durante las estancias o la provisión de comidas y bebidas antes de la llegada.

Be Mate se queda pues con un 15% del importe del alquiler más unos extras. Con ese 15% la compañía ha de pagar a los hoteles base los servicios gratuitos que ofrecen a los huéspedes (entrega de llaves, consejería, consigna…). Los establecimientos hoteleros reciben por su participación en el programa esos pagos directos de Be Mate y también todos los ingresos que generan los clientes mediante servicios de pago en el establecimiento, como desayunos, comidas o acceso a zonas deportivas. “No quitamos negocio a los hoteles, se lo proporcionamos”, resume González.

Hasta el momento, todos estos ingresos que se generan para los hoteles se los están llevando establecimientos de la cadena Room Mate (que no sólo comparte presidente y fundador con Be Mate, sino que también la cadena es accionista de la propia plataforma de alquiler). Cuando se sumen hoteles de otras cadenas u hoteles independientes, Be Mate garantiza que recibirán las mismas condiciones que los centros de Room Mate.

Negociando la entrada de nuevos socios

Kike Sarasola es el principal accionista de Be Mate, con un 42,31% del capital. La propia Room Mate tiene una participación del 33,6% en la plataforma online. Pilar González –miembro de una de las familias que controlan el mexicano Grupo Modelo- tiene un paquete del 14,11%, y hay otros socios minoritarios. El pasado junio se sumó al accionariado el inversor tecnológico Javier Rubió con una participación del 5%, con la opción de comprar otro 5% más, tras una ampliación de capital.

Tras la entrada en el capital del inversor Javier Rubió, Be Mate negocia ahora con varios fondos de inversión para que se sumen el accionariado

Desde Be Mate se apunta que la compañía vive casi en una ronda de financiación continua, con muestras de interés permanentes de diferentes inversores para entrar en el accionariado. La compañía confirma a SABEMOS que actualmente existen conversaciones para dar entrada en el capital de la plataforma alquiler de varios fondos de inversión. La identidad de los mismos se la guardan, y los plazos y cómo de ambiciosa será la operación, también.