El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, adscrito al Ministerio de Hacienda, ha decidido revocar la resolución del concurso de la gestión del programa de turismo social y ordena al Imserso a volver a evaluar todas las ofertas. El Tribunal estima así el recurso de Mundiplan -la UTE de Iberia, Alsa, Gowaii e IAG7- contra la adjudicación del concurso.

El Imserso tendrá que volver a estudiar las ofertas que se presentaron al concurso para la gestión del programa de viajes sociales para los próximos años. El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, un órgano adscrito al Ministerio de Hacienda, ha estimado el recurso presentado por Mundiplan y ha decidido revocar la resolución del concurso, que había adjudicado el megacontrato, valorado en 1.200 millones de euros, a Globalia y Barceló, según informan a SABEMOS fuentes conocedoras del expediente.

Mundiplan, la unión temporal de empresas (UTE) integrada por Iberia, Gowaii, Alsa e IAG7, se apunta así una victoria parcial en la la batalla legal emprendida contra la adjudicación del programa de viajes del Imserso otra vez a Mundosenior (la UTE de Halcón Viajes y Viajes Barceló). Las empresas presentaron el 7 de agosto un recurso ante el Tribunal para intentar revocar la resolución del concurso, al considerar que su oferta era merecedora de la adjudicación y que se habían cometido arbitrariedades en la evaluación de las diferentes ofertas.

La Dirección General del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), dependiente del Ministerio de Sanidad, hizo oficial a finales de julio la adjudicación de la gestión del programa de viajes para los próximos dos años, con opción a otros dos, como adelantó en primicia SABEMOS el pasado 24 de junio. Mundosenior, que lleva gestionando el programa durante los últimos 2 años, se adjudica un megacontrolado valorado en 1.200 millones de euros.

El Imserso justificó la adjudicación a Globalia y Barceló en que su oferta se trataba de “la más ventajosa económicamente”. Sin embargo, Mundiplan presentó con mucho la mejor oferta económica y parecía el mejor colocado para hacerse con la gestión del programa. La UTE de Iberia y Gowaii propuso una rebaja del precio del 4,08%, frente a un descuento del 2,67% por parte de Mundosenior y del 1,79% de Logitravel.

Mundiplan denunció haber detectado “irregularidades en la valoración y puntuación” de diferentes aspectos del mismo. “Con este recurso, el objetivo del grupo es que se subsanen las irregularidades detectadas lo que cambiaría radicalmente el resultado del concurso, lo que debería dar como resultado la adjudicación de los tres lotes a la UTE Mundiplan“, apuntaba la unión de empresas en un comunicado de agosto. Ahora el Tribunal de Recursos Contractuales considera que el Imserso realizó la evaluación de las ofertas con discrecionalidad, y le obliga a volver a estudiarlas conforme a los criterios que imponen los pliegos y evitando dichas discrecionalidades.

El presidente de Globalia, Juan José Hidalgo, critica que la resolución del tribunal “supone un grave perjuicio para el millón de personas que disfrutan de los servicios del Imserso” y confía en que la revisión del proceso “restablecerá a Mundosenior como legítimo ganador del concurso del Imsero”. “Parece mentira que dos empresas [Iberia y Alsa] que ni siquiera tienen el título de agencia de viajes que requiere el pliego del concurso le estén amargando la vida a los ciudadanos.  Sin el título de agencia no pueden ser concesionarios. Lo impide la ley, y ellos lo saben”, sentencia el empresario. “Hay que recordar que  esas dos empresas que han promovido el recurso, Iberia y Alsa  -que actualmente no son españolas, sino inglesas-, han sido las mayores beneficiarias, durante décadas y décadas,  de las concesiones del Estado y del dinero público de todos los españoles”. 

Un megacontrato de 1.200 millones

El Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) licitaba la gestión de los viajes de los pensionistas para los dos próximos años. El presupuesto del contrato por temporada es de 331 millones: 69,5 millones los aporta el propio Imserso a modo de subvención pública y 261,5 millones los aportarán los propios pensionistas que realicen los viajes (que están subvencionados para abaratar el precio final, pero no son gratuitos).

El contrato es por las dos próximas temporadas, así que el presupuesto previsto en el contrato se eleva hasta los 662 millones de euros. Existe la posibilidad de prorrogar la adjudicación por otros dos años más (hasta un total de cuatro temporadas) y, de hecho, si no hay cambios sustanciales en las condiciones del servicio para los años siguientes, la prórroga se da casi por segura. Así que el contrato ascendería, de esta manera, hasta algo más de 1.300 millones de euros. No obstante, según la documentación del Imserso, el valor estimado del contrato es de 1.204 millones (una figura en la que se incluye el periodo licitado, la eventual prórroga de dos años más y una previsión de posibles ajustes).

Mundosenior actualmente está participada a partes iguales por Globalia y Barceló. Sólo quedan dos socios actualmente, pero en la UTE antes también estaban integradas Orizonia, hasta su quiebra, y Marsans, hasta su implosión. Con diferentes denominaciones y con más o menos socios, la actual Mundosenior ha participado en la gestión del programa de viajes del Imserso durante los más de 20 años transcurridos desde su nacimiento.

En paralelo, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) anunció en agosto la apertura de un expediente sancionador contra Globalia y Barceló por cómo se han repartido el programa de viajes del Imserso durante los últimos veinte años. Ambas compañías ya fueron sancionadas (junto a Marsans y Viajes Iberia) en el año 2000 por prácticas anticompetitivas en la presentación de ofertas a estos concursos, y la CNMC cree que esas prácticas han continuado hasta la actualidad.