La entidad de matriz holandesa acaba de llegar a un acuerdo para seguir contando con una red de cajeros gratuitos para sus más de 3 millones de clientes. El banco no descarta nuevos acuerdos y estrategias más innovadores y que han funcionado en otros países.

ING ha conseguido encontrar una solución a la guerra iniciada contra ellos por parte de la mayoría del sector en relación al uso gratuito de los cajeros por parte de sus clientes. Tal como había adelantado Ana Antón en Expansión, y como ha podido confirmar SABEMOS, el banco de matriz holandesa ha llegado a un acuerdo con el Grupo Banco Popular para que todos sus clientes “continúen accediendo a su dinero libremente sin tener que pagar ninguna comisión por ello”, según señalan fuentes oficiales de la entidad.

En concreto, el acuerdo supone para ING que sus clientes podrán acceder sin coste (ya que la tasa de intermediación la cubre el banco) a toda la red de cajeros Telebanco (4B) del grupo presidido por Ángel Ron, que dispone de unos 2.700 terminales en toda España.

En concreto, los clientes de la entidad naranja podrá retirar efectivo de forma gratuita de los cajeros del Banco Popular y de sus filiales Banco Pastor y Targobank. No se somterá a estas condiciones, sin embargo, la red de oficinas y cajeros de bancopopular-e, que dispone de una red distinta (es Servired).

Otros planes en el aire

Estas mismas fuentes no han querido concretar si siguen adelante o se han descartado otros planes y posibles acuerdos que la entidad estaría estudiando. En concreto, y tal y como explicó SABEMOS, en ING estarían estudiando opciones para extender su red de cajeros que han funcionado en otros países en los que están presentes. Son estrategias como llegar a acuerdos comerciales con grandes superficies y supermercados de forma que se pueda retirar dinero en metálico de las propias cajas y de forma gratuita para el cliente.

Esta y otras opciones se estaban barajando a la vista de la ofensiva llevada a cabo contra la banca de bajo coste en España a raíz del paso dado por Caixabank, que a inicios de año anunció el cobro de una comisión directa a aquellos clientes de otras entidades que usaran su red de cajeros. A Caixabank le siguieron después las entidades con una red más extensa: Santander y BBVA.

Hace apenas una semana, también anunciaban su propio golpe a la competencia Bankia y Sabadell, que se unían junto a otras seis antiguas cajas de la red Euro 6000 (Kutxa, Liberbank, BMN, Unicaja, Ibercaja y Abanca) para crear una gran red de cajeros gratuitos por toda España. Estos procesos llevaron a la banca gratuita a acometer la renovación de sus propias estrategias, a la vista de que o bien se produciría una notable pérdida de cuota de mercado o bien se tendrían que asumir unos costes mucho más altos que hasta ahora.