La campaña para las elecciones autonómicas del próximo 27 de septiembre no sólo ha comenzado en Cataluña. También en Madrid. El Gobierno aprovechó ayer el altavoz que le otorga la habitual reunión del Consejo de Ministros de los viernes para conceder más privilegios a la comunidad autónoma catalana, al tiempo que utilizó la rueda de prensa posterior para descalificar la gestión de Artur Mas al frente de la Generalitat.

El Consejo de Ministros aprobó ayer un acuerdo por el que se establecen los objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda pública para cada una de las Comunidades Autónomas de régimen común para el periodo 2016-2018.

En ese acuerdo, Cataluña sale beneficiada, ya que el Gabinete de Mariano Rajoy le permite un objetivo de deuda superior a la media nacional, fijada en el 22,5 por ciento en 2016, en el 21,8 en 2017 y en el 20,9 en 2018. El Gobierno del PP ha establecido para la autonomía catalana un objetivo de deuda del 31,4 el año próximo, el 30,3 el siguiente y el 29 el 2018.

Eso sí, Cataluña -como el resto de las comunidades autónomas- deberá reducir su déficit al 0,3 por ciento. Para ello, contará con 1.861,8 millones más de lo que percibió hace un año en concepto de entregas a cuenta y liquidaciones, que el Consejo de Política Fiscal y Financiera aprobó a finales de julio. Hay que recordar que Cataluña fue, por aquellas fechas, la autonomía más beneficiada por ese incremento extra en su financiación.

La opinión del Ejecutivo sobre la Diada

Poco después, en la en la sala de ruedas de prensa del complejo de la Moncloa, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se encargó de atacar al presidente de la Generalitat de Cataluña con una dura descalificación de su labor. En este sentido, la portavoz del Gobierno afirmó que la campaña electoral arrancó ayer en una fecha -la Diada- que ha pasado de ser una fiesta para todos los catalanes a un acto electoral y principalmente del señor Mas.

En este contexto, subrayó la importancia de que las instituciones públicas sean neutrales, lo que significa que no utilicen lo que es de todos en beneficio de los intereses electorales de unos pocos.

Preguntada por la opinión del Gobierno sobre si en Cataluña, como en el resto de España, debe gobernar la lista más votada, la portavoz del Ejecutivo se fue por la tangente con el argumento de que una cosa es tener mayoría para gobernar y otra, no contar con la mayoría que decide lo que es España. En este punto, insistió en que sólo el pueblo español, en su conjunto, puede decidir sobre el futuro del país y de sus territorios.

Soraya elude comentar la encuesta del CIS

Eso sí, la vicepresidenta no quiso opinar sobre la encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas que pronostica el batacazo de los populares en las elecciones del 27-S, al situar al PP como quinta fuerza política en el Parlamento catalán, sólo por delante de la CUP. Sobre la predicción para su partido, Sáenz de Santamaría recomendó analizar los resultados electorales pasados y esperar a los del día 27.

Desde la misma sala de ruedas de prensa, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, también entró en campaña, al asegurar que las multinacionales anuncian inversiones en Cataluña y en España porque entienden que la comunidad autónoma va a seguir siendo parte del país.

“No se está viendo como factible otro tipo de escenario. Esa confianza sigue y es importantísima para la recuperación de la economía”, aseguró Montoro tras pedir moderación en el lenguaje a los líderes políticos, más allá de las excentricidades propias de las campañas electorales.

El PP moviliza a sus barones en la campaña

Por otra parte, los barones del Partido Popular acuden hoy, todos juntos, a apoyar al candidato, Xavier García Albiol, en uno de los principales mítines de los populares en la campaña electoral.

Está previsto que participen Cristina Cifuentes, Alberto Núñez Feijóo, Juan Vicente Herrera, José Ignacio Ceniceros, Pedro Antonio Sánchez y Juan José Imbroda en un acto en el que se dará a conocer una declaración en defensa de la unidad de España, la Constitución y el Estado de las Autonomías. En ese texto, el PP aboga por seguir todos juntos en un proyecto común, pero conservando cada autonomía sus peculiaridades históricas y culturales.

Albiol contará mañana con el respaldo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que viajará a Lleida para arropar al candidato ‘popular’ por primera vez en campaña electoral. Se prevé que acuda en otras cuatro ocasiones más a Cataluña antes del 27 de septiembre.