La cuesta de enero será menos empinada para los funcionarios el año que viene. El Ejecutivo y los representantes sindicales acordado que se devuelvan ese mes una media de 750 euros a cada empleado público como parte de la devolución de paga extra suprimida en los peores años de la crisis.

El Gobierno ya ha hecho saber a los empleados públicos la cuantía definitiva de la devolución del 50% restante de la paga extra a la que se había comprometido Mariano Rajoy. En concreto, el Ejecutivo ingresará 750 euros de media a todos los funcionarios y empleados laborales de la administración. Será en enero, un mes después de las previsibles Elecciones Generales.

El sindicato de funcionarios CSIF ha emitido un comunicado en el que detalla que este viernes, durante el Consejo de Ministros, el Gobierno de Mariano Rajoy dará luz verde a esta devolución parcial de una de las pagas extra suprimidas a los funcionarios durante la crisis. Además, en el mismo decreto se incluirán hasta 8 días libres adicionales para los trabajadores de la administración del Estado. “EN estos días libres se incluyen el moscoso que aún quedaba pendiente de devolución, cuatro días adicionales de vacaciones por antigüedad y hasta tres canosos (días libres adicionales, también por antigüedad).

Los Presupuestos Generales del Estado reflejarán esta devolución, así como la subida salarial del 1% aprobada para el conjunto de los empleados públicos. No así la alta dirección, que verá incrementadas sus nóminas en un 3,4% de media, tal y como ya explicó SABEMOS. A la paga extra de enero se suma la devolución de un 26,23% de paga extra ya aprobado en meses anteriores y comprometido para el mes de octubre. 

Guiños a los funcionarios en periodo electoral

Durante el verano, la constatación de la mejoría económica y la cada vez mayor cercanía del periodo electoral han conducido al Gobierno a hacer varios guiños a los funcionarios, un colectivo que se ha visto afectado por la crisis y los recortes. Según cálculos de los propios sindicatos, la caída acumulada en el poder adquisitivo de los empleados públicos es de 9,2 puntos porcentuales, después de cuatro años de congelación y la supresión de pagas extra en 2012.

¿Qué empleados públicos se beneficiarán de esta medida? En este caso, la decisión del Ejecutivo central tendrá un carácter “básico potestativo”. Es decir, que podrá ser de aplicación generalizada tanto en funcionarios estatales, como autonómicos y locales. “Aunque no es automático y dependerá de su disposición presupuestaria”, puntualizan desde CSIF.

Estas prerrogativas vienen a compensar varios años de recortes y congelaciones y son el resultado de unas negociaciones iniciadas en junio de este año. “La presión social y el papel jugado por CSIF han hecho mover ficha al Gobierno y rectificar parte de los recortes aplicados sobre estos trabajadores, hechos que van en la buena dirección. Pero queda todavía un largo camino”, reivindican en su comunicado. En concreto, reclaman una subida adicional de 2,5% en los salarios del año que viene, así como un aumento en la tasa de reposición hasta dejarla en el 100%.