El Corte Inglés ha llegado a un acuerdo con su banca acreedora para mejorar las condiciones de la deuda correspondiente a un préstamos de 3.543 millones de euros, lo cual implica una refinanciación que supondrá una rebaja de hasta un 25 por ciento de los costes.

Según indicaron fuentes financieras al diario económico Expansión, el coste del tramo principal de la deuda, de 2.698 millones, pasa del 4 al 3,5 por ciento, mientras que el otro tramo pasa de un coste del 3 por ciento a otro del 4 por ciento. Entre los principales acreedores figuran Banco Santander, CaixaBank, BBVA, Popular, Sabadell y Bankia.

Esta deuda procede del crédito con que se refinanciaron los grandes almacenes en noviembre de 2013, que por entonces ascendía a 4.909 millones. Por entonces, el crédito se estructuró en tres tramos en función de las garantías y condiciones acordadas para cada uno de ellos.

Desde entonces la empresa ya ha amortizado el primer tramo gracias a dos operaciones exitosas en los mercados de capitales y a algunas desinversiones. El tramo B (el de los 2.698 millones) vence en 2021 y el C (849 millones) en 2018. El volumen global de la deuda se ha ido reduciendo estos dos últimos años, concretamente en 1.400 millones.

La compañía acaba de anunciar a los acreedores que va a proceder a la amortización de otros 950 millones de euros procedentes de los fondos aportados por el nuevo inversor catarí, el jeque Hamad al Thani, tras la adquisición, a través de un bono convertible en acciones de tres años, del diez por ciento del capital de El Corte Inglés. La venta de esta autocartera de la empresa al jeque, aprobada en la pasada junta de accionistas, ha aportado al grupo una inyección de mil millones de euros, la inmensa mayoría de los cuales han sido destinados a reducir el endeudamiento.