Telefónica y Vodafone son las dos compañías de telecomunicaciones que finalmente se disputarán el contrato para instalar y suministrar el servicio ‘wifi’ de conexión inalámbrica a Intenet en los trenes AVE de Renfe, estimado en 188 millones de euros.

Las dos operadoras han presentado las dos únicas ofertas a la compañía ferroviaria para competir por este proyecto, una vez que este jueves concluyó el plazo para presentar a Renfe dichas ofertas, según informaron a Europa Press en fuentes del sector.

La compañía que resulte adjudicataria, además de instalar y gestionar el servicio, también habilitará y explotará una plataforma de contenidos y servicios de entretenimiento, según consta en los pliegos del contrato.

Renfe prevé comenzar a ofrecer servicio wifi a bordo de los primeros trenes AVE a finales de este año y, posteriormente, ir extendiendo este servicio de forma progresiva durante los próximos dos ejercicios a todo el parque de 89 trenes AVE con que actualmente cuenta.

Los planes de la operadora ferroviaria pasan por prestar un servicio básico, gratuito para todos los viajeros, y otro ‘premium’ de pago, para conexiones de mayor capacidad, como pueden ser las que faciliten contenidos audiovisuales.

El contrato abarca asimismo la habilitación de este servicio de conexión a Internet, también de forma paulatina, en las principales estaciones del servicio ferroviario de Cercanías.

El importe total del proyecto por el que pujan las dos ‘telecos’ incluye los 40 millones de euros que Renfe invertirá en su instalación y el coste que le supondrá el suministro de la conexión y la oferta de servicios audiovisuales a los viajeros durante un periodo de diez años.

Estrategia par Renfe

La compañía ferroviaria considera “estratégico” para la empresa la prestación de este servicio, que se enmarca en su política de fidelización del cliente.

La fidelización del cliente y captación de nuevos usuarios para el ferrocarril constituyen a su vez dos de los pilares en los que Renfe sustenta la consecución su objetivo de superar las pérdidas a finales de 2016, el fin último del plan estratégico ‘+Renfe’ que actualmente desarrolla la operadora.

La compañía circunscribe también esta iniciativa en las medidas de mejora de la calidad que implementa para prepararse para un nuevo escenario del transporte de viajeros en tren abierto a la competencia.