Rusia está suministrando armas ligeras, lanzagranadas, blindados y otros tipos de armamento al régimen sirio de Bashar al Assad, según han informado fuentes de la cooperación militar.

“En estos momentos se lleva a cabo o está a punto de concluir la entrega a Siria de diversos envíos de armas ligeras, lanzagranadas, transportes blindados de personal BTR-82A, camiones militares Ural y otras armas necesarias para el combate local y para el traslado de efectivos militares sirios”, ha indicado una de las fuentes, citadas ayer miércoles por el diario ruso Kommersant.

Estas entregas, según las mismas fuentes, “se ajustan al Derecho Internacional, cumplen los trámites pertinentes y se llevan a cabo en el marco de los contratos en vigor” entre Rusia y Siria. Parte de estos suministros se financian con fondos adelantadas por el Gobierno sirio en concepto de pago por la compra de los sistemas antiaéreos S-300PMU-2, que Rusia decidió no vender a Siria “tras consultarlo con Israel”.

El portavoz de la Embajada de Estados Unidos en Moscú, William Stevens, ha declarado a Kommersant que la entrega de “cualquier apoyo al régimen de Al Assad” es perjudicial para la búsqueda de una salida dialogada al conflicto sirio y no ha aceptado el argumento ruso de que las fuerzas de Damasco están participando en la campaña internacional contra el Daesh. “Estados Unidos ya ombate al Estado Islámico junto a los otros 60 socios de la coalición y el régimen de Al Assad no forma parte como socio de esa campaña”, ha advertido.