El Grupo Villar Mir ha iniciado una colocación privada entre inversores cualificados nacionales e internacionales de un paquete de 318,8 millones de acciones de Inmobiliaria Colonial representativas del 10% de su capital, valoradas en más de 190 millones de euros a precios de mercado.

La corporación de Juan Miguel Villar Mir destinará los fondos de esta operación a sufragar parte de la inyección que realizará en OHL en el marco de la ampliación de capital de 1.000 millones que esta constructora acaba de aprobar. Villar Mir ya ha garantizado que acudirá a esta ampliación para mantener al menos un 50% de su capital de la constructora y no perder su control.

No obstante, del total de 191 millones que puede obtener con la venta de títulos de Colonial, el empresario logrará unos 100 millones libres para destinar a la ampliación, dado que el resto (el 45% del total) debe destinarse a amortizar la deuda vinculada a dichas acciones.

En cuanto al resto de fondos necesarios para cubrir su porcentaje de la ampliación de OHL, Villar Mir contempla obtenerlos mediante la venta de parte de sus derechos de suscripción, dado que no descarta diluir hasta el 50% su actual participación del 59,6% en la constructora. Asimismo, baraja levantar financiación bancaria y vender “algún otro activo, de entre los que está descartada la participación en Abertis, según explicaron a Europa Press en fuentes de la corporación.

En la actualidad, Villar Mir tiene en marcha el proceso de venta de Torre Espacio, uno de los cuatro rascacielos del Norte de Madrid y sede del grupo, si bien el empresario ha asegurado que “no se venderá con prisas”.

Compromiso con Colonial

En cuanto a Colonial, el Grupo Villar Mir ha ratificado el interés de la corporación en la inmobiliaria, en la que se compromete a recomprar “en cuanto sea posible” el 10% que ahora ha puesto en venta, según aseguraron a Europa Press dichas fuentes de la empresa.

La desinversión lanzada este miércoles supone vender 318,88 millones de títulos de Colonial entre inveresores cualificados, mediante una colocación acelerada (‘accelerated bookbuilt’) encargada a Deutsche Bank y Morgan Stanley, según notificó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Tras la desinversión, el empresario reducirá desde el 24,5% hasta el 14,5% su participación en la inmobiliaria patrimonialista, aunque mantendrá su posición de primer socio.

El Grupo Villar Mir, que tiene tres puestos en el consejo de Colonial, se convirtió en primer accionista de la inmobiliaria a comienzos de 2014. Tras comprar la participación de uno de los bancos extranjeros que entonces controlaban la inmobiliaria, el grupo inyectó 300 millones de euros en una ampliación de capital que la inmobiliaria realizó entonces para sanearse y reducir su deuda.