Los pilotos de la aerolínea alemana Lufthansa extendieron hoy su huelga a los trayectos de media y corta distancia, lo que obligará a cancelar unos 1.000 vuelos, tras rechazar la víspera la Justicia germana una demanda de urgencia de la compañía para detener los paros.

Desde la medianoche pasada, la huelga del colectivo de pilotos se concentra en los vuelos nacionales y europeos, principalmente, después de que el martes comenzara la nueva campaña de paros de los pilotos con los trayectos de largo recorrido y mercancías.

Según recoge la agencia Efe, la compañía ha organizado un plan de urgencia para tratar de recolocar a los aproximadamente 140.000 pasajeros que se estima se verán afectados por esta segunda jornada de huelga.

Los tribunales de Trabajo de Fráncfort y Colonia rechazaron anoche la demanda presentada por la vía de urgencia por Lufthansa para intentar paralizar la huelga, al estimar que la acción de protesta del colectivo es proporcionada.

Lufthansa se propone ahora presentar un recurso de apelación en el Tribunal de Trabajo del estado federado de Hesse, que es la siguiente instancia judicial, que podría decidir este mismo miércoles al respecto.

La aerolínea alemana tuvo que cancelar ya el martes 84 trayectos de largo recorrido.

Los vuelos de las aerolíneas Germanwings, SWISS, Austrian Airlines y Brussels Airlines, que son filiales de Lufthansa, no se verán afectados por la huelga, convocada por el sindicato Vereinigung Cockpit (VC).

Se trata de la decimotercera huelga de pilotos en el marco del actual conflicto laboral, cuyo punto central es el proyecto de la aerolínea de cambiar las condiciones para los nuevos pilotos, tanto en lo referente a la escala salarial como a los planes de jubilación anticipada.