La Comisión Europea ha anunciado este miércoles sus propuestas para poner fin a la actual crisis de refugiados, que prevé la reubicación de 120.000 personas que ya han demostrado la necesidad de protección internacional y que se encuentran actualmente en Grecia, Italia y Hungría.

La cifra se añade a los 40.000 refugiados propuestos por la Comisión el pasado mes de mayo (y sobre los cuales el Consejo Europeo aún no ha tomado una decisión a causa de la oposición de varios países, entre ellos España), con lo que ya son 160.000 las personas que pretende asentar la CE entre los diversos Estados de la Unión, según ha informado la CE en un comunicado.

De momento, el reparto se ha previsto en 22 países, excluidas Italia, Grecia y Hungría por razones obvias. Reino Unido e Irlanda han optado por “la posibilidad de participar cuando así lo decidan” y Dinamarca ha decidido no implicarse. El objetivo de la Comisión es que la distribución sea “obligatoria para todos los Estados miembros”.

En los casos en que un Estado no lo pueda hacer por alguna causa temporal, se prevé la posibilidad de contribuir financieramente al presupuesto de la UE en un 0,002 por ciento de su PIB. La CE analizará las razones esgrimidas por cada país para no acoger refugiados y tomará una decisión al respecto en un plazo máximo de doce meses.

En total, 54.000 refugiados procederán de Hungría, 50.400 de Grecia y 15.600 de Italia. Entre los países que sí van a participar en este reparto, a la cabeza se encuentra Alemania, con 31.443 refugiados, 14.149 procedentes de Hungría, 13.206 de Grecia y 4.088 de Italia.

Francia figura en segundo lugar, con 24.031 (10.814 de Hungría. 10.093 de Grecia y 3.124 de Italia) y España en tercera posición, con 14.931 (6.719 desde Hungría, 6.271 de Grecia y 1.941 de Italia).

Por debajo de España se encuentran Polonia (9.287), Países Bajos (7.214), Rumanía (4.646), Bélgica (4.564) y Suecia (4.469). Los países que menos refugiados van a acoger son los más pequeños de tamaño, Luxemburgo (440), Estonia (373), Chipre (274) y Malta (133).

Las propuestas de la CE, presentadas este miércoles ante el Parlamento Europeo por el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, incluyen otras medidas, como la creación de un mecanismo permanente de reubicación para todos los Estados miembros, la configuración de una “lista europea común de países de origen seguros”, el establecimiento de una política de retorno “más eficaz”, el tratamiento de la “dimensión exterior de la crisis de refugiados” con vistas a la búsqueda de soluciones políticas para los conflictos de Siria, Irak y Libia, y la creación de un fondo fiduciario de 1.800 millones de euros para “afrontar las causas profundas de las migraciones en África”.

“Gracias a las medidas que proponemos hoy, las personas que hayan manifestado la necesidad de una protección internacional serán reubicadas rápidamente una vez llegadas, no solo en el marco de la actual crisis, sino en todas las crisis del futuro”, ha declarado este miércoles Juncker.

Rajoy: “No me voy a poner a discutir cifras”

“Yo no me voy a poner a discutir cifras a estas alturas y con la que está cayendo. España va a ser solidaria y no va a discutir las cifras. Aceptaré lo que la Comisión nos vaya a plantear”, declaró este miércoles el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, antes de conocer los detalles de la propuesta.

“España va a colaborar y lo hace desde la convicción de que estamos ante uno de los derechos más importantes que, como europeos y como españoles, forman parte de nuestro acervo histórico“, añadió Rajoy, citado por la agencia Efe.

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado que “la voluntad del Gobierno” es asumir la cifra de casi 15.000 refugiados asignada por la Comisión Europea, según ha informado Europa Press.

“Estamos trabajando intensamente para que esas personas tengan, no sólo la acogida, sino a medio y largo plazo la integración que merecen en nuestro país”, ha declarado antes de asistir al almuerzo con motivo del XXXV aniversario del Tribunal Constitucional.

En todo caso, la vicepresidenta ha puntualizado que no se sabe cuándo llegarán los refugiados. “Hemos ofrecido nuestra máxima colaboración para ayudar a agilizar estos procesos. Estos días estoy hablando con las ONG para ver cómo podemos hacerlo cuanto antes, pero ya depende de la Comisión y de los mecanismos en cada Estado de procedencia”, ha añadido.

El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, ha anunciado este miércoles que la Secretaría General de Sanidad está elaborando un protocolo para la atención “inmediata” de los refugiados que vengan a España

El protocolo, ha precisado el ministro citado por Efe, permitirá analizar el estado de salud y las necesidades que tengan los refugiados, especialmente los niños. “Los refugiados tienen derecho a la atención sanitaria en iguales términos que los españoles”, ha apuntado Alonso, quien ha garantizado que se les atenderá en cuanto lleguen a España.

Aunque el Gobierno disponía este año de una partida específica de 1.800.000 euros que estaba prevista para otro volumen de refugiados, Alonso ha asegurado que el Ejecutivo se compromete a aportar los recursos que sean necesarios.