La delegada del Área de Equidad, Derechos Sociales y Empleo del Ayuntamiento de Madrid, Marta Higueras, ha instado al Gobierno de la Comunidad de Madrid a que vuelva a pagar de manera íntegra las becas comedor, que se sustituyeron en 2012 por un sistema de ayudas que no cubre todas las necesidades de los menores y que acaba derivando parte del coste a los servicios sociales de los consistorios de la región.

Higueras ha explicado que los precios del comedor están fijados en 4,62 euros al día, mientras que la Comunidad sólo subvenciona entre 1 y 3 euros al día. “Ante la insuficiencia de las ayudas, el Ayuntamiento se ve obligado a complementarlas porque las familias no pueden hacer frente a ese gasto de comedor de sus menores”, ha subrayado.

Fruto de esta situación, los servicios sociales del consistorio han visto cómo se triplicaba la demanda de aportes adicionales por parte de los ciudadanos.

Por lo tanto, la delegada ha exhortado a la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, a que cambie los requisitos para acceder a estas ayudas y también a que complete una modificación del modelo para volver a las becas que cubrían todo el coste del comedor.

“No es tanto los requisitos como modificar el sistema. Un sistema de ayudas de comedor no es lo mismo que un sistema de becas; no es lo mismo becar el servicio de comedor y que las familias no tengan que pagar nada, que tener que desembolsar 4,62 euros, 3 euros o 2 euros. No es lo mismo”, ha añadido.

Becas de verano

Estas declaraciones las ha hecho Higueras durante la presentación del balance del programa de becas comedor de verano, en el que ha anunciado que las diferentes iniciativas han llegado a más de 9.000 chicos durante estos dos meses de julio y agosto, lo que ha requerido más de 1,5 millones de euros de las arcas municipales.

Entre las medidas que ha puesto en marcha el Ayuntamiento ha estado repartiendo comida a domicilio, un programa del que se han beneficiado 2.481 niños y que ha supuesto un coste de 436.000 euros.

El Ayuntamiento ha repartido comida a 2.481 niños en verano

Por otro lado, el consistorio ha desarrollado un programa de campamentos urbanos de inglés, con 10.231 plazas disponibles con el servicio de comedor incluido -en algunos casos, también con cena y desayuno-, a lo que se han destinado 592.000 euros.

Además, el municipio también ha repartido más de 1.000 ayudas económicas a las familias para la alimentación de los menores, lo que ha supuesto una inversión de 20.600 euros.

De cara al futuro, Higueras apuesta por colaborar con la Comunidad de Madrid para el desarrollo de un programa de asistencia más completo, dado que no prevé que la situación de malnutrición de los menores mejore hasta que se superen problemas más estructurales como la tasa de paro actual.

En Madrid hay un total de 31.027 menores de familias en necesidad, ha apuntado; los barrios en los que más asistencia se presta coinciden con aquellos en los que más paro hay: Puente de Vallecas, Villaverde y Carabanchel.