En España se lee poco, y a veces mal. Por eso, toda ayuda es necesaria para incentivar el consumo de lectura, ya sea digital, en papel, o de cualquier manera. Alguien que pretende dar ese impulso es Nubico, aunque a veces no sea del todo sencillo, tal y como cuenta a SABEMOS su director general, David Fernández.

No son tiempos fáciles para la lírica (de nuevo), y para la lectura menos. Coger cualquier índice, estudio o encuesta que tenga que ver con libros da para salir corriendo, cerrar la puerta y olvidarse de montar un negocio con esto de leer. Pese a todo, Telefónica y Círculo de Lectores pusieron en marcha un proyecto llamado Nubico, también conocido como el Spotify de los libros, que se basa en la suscripción a su servicio de lectura de libros electrónicos y que se pueden leer desde cualquier dispositivo móvil.

Sobre esta comparación, David cree que nunca tuvo que ver nada con la envergadura, sino que definía un servicio similar. De hecho, el director general de Nubico asume que al principio era costoso definir el concepto del proyecto, la suscripción mensual con los libros en la nube… y que termino siendo más sencillo dejar que dijeran “el Spotify de los libros”. Además, añade David, la gente ha ido entendiendo lo que supone dar servicios a través de internet en un entorno digital, y en eso Spotify ha tenido mucho que ver, por lo que dilema resuelto, asegura que nunca vio mal la comparación.

Todavía el mercado del libro digital en España supone el 5%, por un 30% en Estados Unidos

En cualquier foro tecnológico, o al menos donde la innovación tiene un lugar importante, se habla de transformación tecnológica. Al igual que las meigas existe, pero va mucho más lento de lo que el mercado requiere. David asume esto como una certeza, y desde su punto de vista piensa que es real. De hecho, ofrece el dato de que en los primeros siete meses del año el consumo digital ha crecido un 30%, mientras que el consumo de libros físicos se ha mantenido totalmente plano.

No obstante, y aquí es donde llega la mala noticia para Nubico, pese a que David no incide sobre el asunto, ofrece un dato bastante negativo: “Todavía hoy el mercado del libro digital supone un 5% del consumo lector. Y en el plano económico está sobre el 3% en la facturación”.

Saca pecho y asegura que en gran parte negocios como el suyo son los que están haciendo crecer el volumen del mercado digital, pero la realidad no es tan lustrosa. Afirma que “la transformación en este segmento no es tan rápida como pasó en la música o en el cine porque aquí hay un cambio de soporte y experiencia, y eso provoca que sea más lento, e incluso que nunca se acabe de producir completamente”. Finalmente añade que pasará el tiempo y el soporte físico y digital seguirá compartiendo mercado.

Es más, pone el ejemplo de Estados Unidos, donde llevan más tiempo conviviendo ambos mercados, y donde la penetración de tecnología es mayor, y aun así apenas llega al 30% de mercado el ámbito digital. Así que parece que toca esperar, tanto para su negocio, como para el propio mercado.

Que haya competencia en el segmento de libros digitales es bueno para el mercado

Cuando nació Nubico estaban solos. Al menos en la parte de suscripción para servicios en la nube de ebooks. Ahora hay otras plataformas, como puede ser Nube de Libros, que se mueve en el mismo segmento. En este caso el responsable de Nubico asegura que siempre mira el lado positivo de la competencia. Dice que “cuantos más competidores, significa que hay más gente dispuesta a invertir, y que hay una necesidad de mercado que se necesita cubrir”.

De nuevo, sacando el lado más corporativo, David afirma que “lo que más me satisface es que esos competidores están siguiendo nuestros pasos”. Por el momento, en este pequeño mercado, ellos son los líderes. Sin que ninguna de las empresas de este ecosistema ofrezca datos de clientes, su posición en el mercado se establece en base al número de servicios que ofrecen y la perspectiva de seguir creciendo.

Que no haya un IVA igualitario en soporte físico y digital para los libros desincentiva el mercado

De entrada, David no se mira el ombligo a la hora de hablar del (elevado) IVA (cultural). Cree que no es un problema, único, de los libros electrónicos o físicos, sino que se trata “de un problema de acceso a la cultura”. No obstante, asume que “el hecho de que haya un diferente IVA solo porque el formato sea distinto, hace que se desincentive uno de los modelos, en este caso el digital”. Asimismo, cree que esto es una de las causas por las que puede no dinamizarse el mercado, entre otras, lógicamente.

En este sentido el director general de Nubico tiene las cosas muy claras. No cree que el tema del IVA, así como todos los asuntos legales que pueden rodear a la polémica de los formatos físicos sobre los digitales sea un “inconveniente para desarrollar este tipo de modelos de negocio [se refiere a lo digital]”.

Advierte de que el entorno jurídico no pone las cosas fáciles, pero cree que han construido buenas ofertas para que los consumidores tengan diversas opciones donde elegir. Aunque sobre todo, insiste en la idea de que ni el IVA ni la legislación pueden hacer que esta industria se pare.

El smartphone se empieza a utilizar, poco a poco, como soporte de lectura de ebooks

Por último queda analizar qué tipo de dispositivo es el rey para la lectura. A esta conclusión se puede llegar de dos maneras. Observando a las personas en el transporte público, o preguntando a David. Ambas coinciden. “Unos meses atrás, el protagonista era el eReader. A día de hoy, casi la mitad ya son dispositivos no eReader, y dentro de ello destaca más Android que iOS”.

Es decir, las tablets y smartphones están ganando mucho peso en la forma de consumir literatura por parte de los usuarios. Y es más, David asegura que el móvil empieza a ser un soporte muy habitual, siempre, eso sí, que no haya otra opción preferente. Todos estos datos los extrae Nubico de los 1.000 ejemplares que se leen al día en su plataforma.