El fabricante aeronáutico europeo Airbus inaugura el próximo lunes su nueva planta de ensamblaje de aviones de un solo pasillo A320 en Estados Unidos, la patria de su eterno rival Boeing.

La factoría de Mobile, en el Estado de Alabama, será la cuarta línea de montaje de los A320 de Airbus, y la segunda fuera de Europa, después de la de Tianjin, en China. Las dos primeras son las de Toulouse, en Francia, y la de Hamburgo, en Alemania.

Un portavoz de la compañía ha explicado que las primeras piezas (para cada avión son las dos partes del fuselaje, las dos alas, el estabilizador vertical y el horizontal) llegaron hasta el puerto de Mobile en barco, y luego hasta la factoría en camión, y que el primer avión salido de la cadena se entregará el año próximo.

El nuevo complejo está concebido para alimentar el mercado norteamericano, en el que la cuota de mercado de la empresa europea ha aumentado hasta el 40 % de media en los últimos diez años (era del 19 % antes de anunciar que se implantaría industrialmente en Mobile).

Airbus ha vendido en Norteamérica en total 3.760 aviones, de los que ya ha entregado 2.650. Además, según sus previsiones, en los próximos 20 años en esa región harán falta 4.700 aparatos de un solo pasillo (como los de la familia A320), un mercado que se tendrá que disputar en particular con Boeing.