Poco a poco los españoles se van acostumbrando a pagar con contacless, un método cuya utilización en este segundo trimestre de 2015 ha crecido en nuestro país un 38% respecto al trimestre anterior.

Viendo estos datos, normal que España se presente como uno de los países con mayor aceptación de pagos contactless, y es que casi la mitad de los terminales de venta (TPV) se encuentran adaptados a este método de pago. Además, las entidades también tienen gran parte de culpa, pues han emitido un mayor número de tarjetas contactless, lo que ha ayudado a que los consumidores hagan uso se esta tecnología.

El gasto realizado en esas operaciones durante el periodo abril-junio de 2015 ha sido un 39% superior al trimestre anterior. En cuanto al gasto medio por transacción sin contacto, en nuestro país podemos decir que es de unos 34 euros.

Estos datos vuelven a confirmar que el pago sin contacto avanza a buena velocidad en España y esto es fruto, por un lado, del gran trabajo que están haciendo los bancos emisores de tarjetas y los adquirientes, con un alto nivel de aceptación en los terminales punto de venta en nuestro país; y por el otro, las ventajas que tiene la tecnología contactless entre los consumidores y los comerciantes, que ven reducidas las colas a la hora de pagar, de forma sencilla y cuentan con los últimos estándares de seguridad”, señala Ovidio Egido, director general de MasterCard España.

Apostando por los pagos contactless en Europa, MasterCard ha anunciado nuevas medidas para que los comercios puedan ofrecer una experiencia de pago a través de la tecnología NFC más intuitiva y rápida. Novedades que buscan llevar la certificación de las transacciones dentro del dispositivo móvil, con autentificaciones biométricas o a través de un PIN. Esta nueva autentificación tiene la ventaja de que abre los pagos NFC a todos los valores, o lo que es lo mismo: a partir de 2017, será posible pagar cualquier cantidad en todos los puntos contactless de MasterCard con tecnología NFC.

Y así les va en Europa

Igual que pasa en España, el pago contactless se afianza también en el resto de Europa. En el segundo trimestre de 2015, las transacciones sin contacto en el continente crecieron casi un 170% con respecto al año anterior y los consumidores que ya usaban este método de pago lo han hecho un 20% más. Además, el gasto en pagos contactless se triplicó y uno de cada dos transacciones de este tipo se hizo en tiendas de comida, seguido del 14,5% en restaurantes y bares, y el 10% en pequeños comercios. 

Javier Pérez, presidente de MasterCard Europa, ha señalado que “los consumidores en 40 países europeos se están uniendo a la experiencia del pago sin contacto, como parte de su día a día. El 61% de las transacciones hechas con  MasterCard y Maestro son sin contacto en la República Checa, mientras que las tendencias de crecimiento en Polonia (41%), Hungría (27%) y Eslovaquia (27%)  son significativas. Cada vez que los consumidores ven el logo contactless, pueden utilizar cualquier dispositivo adaptado, ya sea una tarjeta, un teléfono móvil o cualquier otro objeto para pagar tanto desde casa o fuera”.