Una prueba más de las estrechas relaciones entre David Marjaliza y Javier López Madrid, yerno de Juan Miguel Villar Mir, co-consejero delegado del Grupo Villar Mir, vicepresidente ejecutivo de Ferroglobe y consejero dominical de OHL. El sumario del juez Eloy Velasco sobre la Operación Púnica revela que en el verano de 2014 el directivo le pidió a Marjaliza que le dejase la casa de un tercero en Marbella. Eso sí, las bebidas ya las compraba él en un supermercado.

El primer contacto grabado por la Policía sobre este particular se produce durante una llamada mantenida entre los dos amigos el 31 de julio, cuando David Marjaliza recibe llamada de Javier López Madrid y le pregunta cuándo necesitará la casa de Marbella, cerca de la salida de Nagueles, en las inmediaciones de la exclusiva Milla de Oro marbellí. El hombre de Francisco Granados en la trama explica al directivo que se trata de la casa de otro individuo, que la tiene cerrada. “David dice que es su casa (la del tercero del que hablan), lo que pasa es que esa persona no va allí, porque tiene otras circunstancias ahora y lleva un año y medio sin bajar, por lo que no tiene agua ni luz”, indican las transcripciones no literales de la conversación, a las que ha tenido acceso SABEMOS.

Eso sí, es curioso que un hombre de recursos como Javier López Madrid deba recurrir a una casa de estas características. “Javier dice que no, que no necesita la luz y el agua, que suficiente es que le dé alojamiento. David dice que ese hombre baja a darle la luz, el agua y a limpiarle el apartamento. Javier dice que le da mucha vergüenza y David dice que no hay de qué, porque Javier le hace muchos favores. Javier dice que él no le hace los favores para que David se los haga de vuelta”. Lo que no quiere decir que López Madrid no pregunte si podría ir otras veces durante el verano, a lo que Marjaliza no pone pegas.

Aunque aparentemente no necesita luz ni agua, López Madrid sí necesita bebidas.  “Javier hace hincapié en que no le deje ni bebida ni nada, que las compra él en un supermercado” y, como buen español, se empeña en pagar hasta el final. “Javier dice que él paga un alquiler a esa persona y David dice que no, que eso corre de su cargo”. Javier insiste en pagarle una cantidad, a lo que David se niega. Se despiden. La madrugada del 4 de agosto, Javier López Madrid llamará a Marjaliza, tras llegar a la casa de marras, preguntando por las llaves. Los agentes que efectúan el seguimiento no señalan si está o no acompañado, o si finalmente se ha pasado por el supermercado a por espirituosos.

El directivo no pasa por uno de sus mejores momentos. Durante años, su carrera había transcurrido sin ningún sobresalto por la senda del éxito. No todo el mundo puede presumir de un dato que hacía público La Otra Crónica: el nombre de la futura Reina de España, Leonor, se debería a su madre, Leonor Madrid Ávila.

Sin embargo, en los últimos meses las cosas se le han complicado. Como por ejemplo, tras la imputación por el presunto acoso sexual a su dermatóloga, que según algunos medios le habría costado ya problemas en las negociaciones para la creación de Ferroglobe. O la tarjeta black de Caja Madrid de la que disfrutó y por la que tuvo que devolver cerca de 35.000 euros… Incluso se le ha llegado a relacionar, a través de su hijo, con los enredos del llamado Pequeño Nicolás.