La dirección del PP se ha fijado como objetivo aglutinar en torno a sus siglas el voto de los ciudadanos catalanes que se oponen al desafío secesionista del presidente de la Generalitat, Artur Mas. Según cuentan a SABEMOS fuentes populares, el presidente del Gobierno y del partido, Mariano Rajoy, cree que el PP será la segunda fuerza política en las elecciones del 27-S, sólo superado por la lista unitaria de CDC y ERC. Las encuestas publicadas los últimos días auguran lo contrario: los populares quedarán por detrás de Junts pel Sí , Ciudadanos, Podemos y el PSC.

El comité ejecutivo del PP, reunido por primera vez bajo la presidencia de Rajoy en este inicio de curso, trataba ayer de lanzar un mensaje de optimismo ante las elecciones catalanas del próximo 27 de septiembre. Las encuestas internas en poder de los populares muestras una clara evolución al alza del voto del partido en Cataluña y reflejan una recuperación del voto tras la designación de Xavier García Albiol como candidato a la presidencia de la Generalitat de Cataluña.

Génova no ve difícil lograr su objetivo, pues los populares se encuentran a tres o cuatro escaños de convertirse en segunda fuerza en los comicios del próximo 27 de septiembre, arrebatando posiciones a Ciudadanos, Podemos y el PSC.

Dos datos demoscópicos que se manejan en la sede de la calle Génova vienen a avalar el propósito del PP: en primer lugar, el estancamiento de Ciudadanos, que se verá perjudicado, en opinión de los populares, por la intención de su líder, Albert Rivera, de hacer carrera política en Madrid en un momento tan crítico para Cataluña; y, en segundo término, la caída en picado de los socialistas catalanes, cuyo mensaje ambiguo y escasamente coordinado con la dirección del PSOE les pasará factura en las urnas, según el PP.

Precisamente, el PSC dio ayer un ejemplo más de esa falta de sintonía con la dirección de la calle Ferraz al proponer –en contra del criterio de Pedro Sánchez- que la Constitución española reconozca la nación catalana. Así se recoge en un manifiesto presentado ayer bajo el título “Para una Cataluña mejor en una España diferente. Con la fuerza del mundo local”.

La reivindicación del partido de Miquel Iceta no es nueva, pero llega después de que el ex presidente del Gobierno Felipe González dijera el fin de semana que la reforma constitucional debería reconocer a Cataluña como nación, y de que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, afirmase ayer mismo que ese reconocimiento no es necesario. Para el secretario general del PSOE, lo que debe reconocer la Carta Magna es la singularidad catalana.

Sánchez: “El problema es de convivencia”

En una entrevista en la Cadena SER, Sánchez evitó respaldar a Felipe González con el argumento de que su defensa del reconocimiento de la nación catalana no se sostiene porque en esa comunidad autónoma “no hay ahora mismo un problema de definición, sino de convivencia”.

Así las cosas, el PP aprovechó la falta de coordinación en el PSOE para arremeter contra los socialistas, llegando incluso a pedir el voto a los socialdemócratas moderados. “Que el PSOE se lo haga mirar: sus votantes y militantes se han quedado sin referentes”, afirmó el vicesecretario de comunicación de los populares, Pablo Casado, tras la reunión de la ejecutiva del partido.

Además, el dirigente popular censuró la declaración de Sánchez del pasado domingo en Tarragona, al tiempo que le acusó de no concretar la reforma constitucional que quiere para no afrontar lo que su partido hace en Cataluña, donde hay concejales del PSC que apoyan a los independentistas de la CUP y respaldan que su ayuntamiento se sume a la asociación de municipios por la secesión de Cataluña.

Durante la reunión del comité ejecutivo del PP, el mismo Mariano Rajoy se hizo eco de la reforma constitucional que perfila el PSOE. En su discurso a puerta cerrada, el líder de los populares reiteró que el PP no incluirá esa reforma en su programa electoral para los comicios generales de finales de año. “Si otros la llevan, que expliquen el contenido”, manifestó literalmente en referencia al partido que dirige Pedro Sánchez.

Los populares tratan de cerrar estos días la agenda del presidente del Gobierno durante la campaña electoral de su partido en los comicios autonómicos catalanes. Fuentes de la dirección del PP señalan a SABEMOS que Rajoy ha decidido involucrarse al máximo y su presencia en esa comunidad autónoma será constante durante las próximas semanas, dada la importancia que concede el presidente del Gobierno a la cita con las urnas del 27-S.

La Patronal toma posiciones

Por su parte, la CEOE salió ayer a la palestra para tomar posiciones en contra de la independencia de Cataluña. Su presidente, Joan Rosell, advirtió de que la secesión supondrá la salida de la nuevo Estado de la Unión Europea y, por tanto, perjudicará a sus exportaciones y a su competitividad, dado que dos tercios de sus ventas se realizan en Europa, informa la agencia de noticias Europa Press.

Rosell, que ofreció una rueda de junto con el presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, indicó que las empresas necesitan estabilidad política y social, y destacó que existen soluciones dentro del ámbito europeo para fomentar el diálogo. Además, el presidente de la patronal afirmó que la estabilidad de las empresas es fundamental para fomentar el bienestar de la sociedad, y señaló que si Cataluña sale de la UE, se resentirán las inversiones en la región y aumentarán las deslocalizaciones de empresas, ya que las compañías buscan enclaves más estables.

Por su parte, Bonet tachó de “mal asunto” la salida de Cataluña de España, al tiempo que consideró necesario que se hable de esta posibilidad y de todo lo que pueda afectar a la competitividad.