La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, afirmó hoy que estudia “meticulosamente” y con la “mente abierta” la respuesta formal de Google a la acusación de la Comisión Europea por presunto abuso de posición dominante por favorecer sus propios productos en las búsquedas de internet.

“Vi los comentarios de Google sobre su respuesta al pliego de cargos”, señaló Vestager en una rueda de prensa, en referencia al documento formal que presentó el gigante estadounidense de la tecnología el 27 de agosto para defenderse de la acusación de la CE de abril pasado. “Ahora que recibimos su respuesta, por supuesto la analizaremos muy meticulosamente y estamos todavía en el proceso de hacerlo. Y lo hacemos con una mente abierta, porque la Unión se construye sobre el estado de Derecho”, recalcó la comisaria danesa.

En cuanto a la investigación antimonopolio que abrió la CE, también en abril, sobre el sistema operativo móvil de Google, Android, Vestager señaló que todavía no ha finalizado el análisis y que por ende no puede adelantar si se cerrará o por contra se iniciará una acusación antimonopolio formal.

La CE investiga si Google ha impulsado acuerdos “anticompetitivos” con fabricantes de móviles y tabletas para instalar exclusivamente en ellos su sistema operativo de código abierto Android, si ha impedido el desarrollo de versiones competidoras de ese sistema o si ha vinculado obligatoriamente algunas de sus aplicaciones y servicios. En el primer caso, la CE acusa a Google de ofrecer “sistemáticamente un trato favorable a sus productos de comparación de precios”, llamados Google Shopping, en sus páginas de resultados de búsqueda general.

En opinión de la CE, esto puede desviar artificialmente el tráfico de servicios rivales de comparación de precios y obstaculizar su posibilidad de competir en el mercado.

El departamento que dirige Vestager considera que Google debe tratar su propio servicio de comparación de precios de la misma manera que el de sus rivales. Mientras que la multinacional, por su parte, asegura que, en contra de las alegaciones “incorrectas” de la CE, Google “aumenta la capacidad de elección para los consumidores europeos y ofrece oportunidades valiosas para las empresas de cualquier tamaño”.

De acuerdo con Google, los datos económicos recopilados a lo largo de más de una década y una serie de documentos y afirmaciones de querellantes “confirman que la búsqueda de productos es firmemente competitiva”.