Una alianza de ocho bancos medianos y pequeños para competir contra los tres grandes y contra bancos low cost como ING o EVO. Esta es la nueva realidad que empieza a dibujarse en la guerra de los cajeros.

Entre 17.000 y 18.000 cajeros de hasta ocho bancos y cajas distintos en los que se podrá retirar efectivo sin el cobro de comisiones para los usuarios de estas entidades. Faltan apenas unos flecos para que Bankia, Banco Sabadell y seis entidades de la red Euro 6000 (Kutxabank, Liberbank, BMN, Abanca, Unicaja e Ibercaja) formalicen el acuerdo para crear una red de alcance nacional de cajeros en los que extraer dinero en metálico de forma gratuita.

Tal y como ha podido conocer SABEMOS, el acuerdo está a falta de que se concreten las tasas de intermediación y las cantidades a percibir por cada una de las entidades colaboradoras. Y es que entidades como Bankia o Sabadell, con una mayor presencia en todo el país y un mayor número de oficinas, hacen una mayor aportación de medios técnicos y humanos respecto a aquellas antiguas cajas con una presencia menor o más focalizada en un solo territorio.

A falta de la firma final, lo que sí parece clara es la estrategia tomada por este grupo de entidades medianas (Bankia no tanto) en la que se conoce como guerra de los cajeros: No cobrar por sacar efectivo, pero siempre dentro de la red propia.

Con esta estrategia, las ocho entidades buscan plantarle batalla tanto a los tres grandes bancos (Santander, BBVA y Caixabank), que decidieron de forma unilateral comenzar a cobrar a aquellos usuarios de otras entidades por retirar dinero de sus cajeros, como también a los bancos considerados low cost, y que hasta ahora han venido dando un servicio de retirada de dinero de forma gratuita (las entidades asumían ellas la llamada comisión de intermediación).

ING y EVO, fuera de las grandes alianzas

No solo los tres grandes se la tenían jurada a ING (y EVO) tras años de aprovecharse (pagando) de las redes de cajeros de otras entidades. Y es que el inminente acuerdo de Bankia, Sabadell y las seis antiguas cajas ha excluido la posibilidad de que estos bancos que llevaban la gratuidad y la ausencias de comisiones por bandera.

En el sector financiero español, desde hace más de una década, es notoria la hostilidad del conjunto del sector respecto a entidades como la holandesa ING o la gallega EVO Banco. Y es que su estrategia (aparentemente exitosa) de reducir al mínimo las comisiones reduciendo a su vez los gastos en sucursales, oficinas y personal caló en un amplio número de clientes (3,1 millones ING y casi 360.000 EVO), lo que les permitió ganar rápidamente cuota de mercado.

No solo son los clientes que se han ido, sino los hábitos que han condicionado en el resto de usuarios de banca, toda vez que la política de cero comisiones ha acabado imponiéndose en el sector de una u otra forma. Esto ha supuesto un enorme inconveniente para la gran banca, que se queja de que esta nueva tendencia no pone en valor las fuertes inversiones y gastos que supone para una entidad el mantener una red de cajeros como la de Caixabank o el Santander.

La cuestión que queda por aclarar es la estrategia a tomar ahora por ING, EVO y otras entidades (como Mediolanum) que han asegurado que seguirán dando servicios gratuitos de retirada de efectivo para sus clientes.

Una guerra también para los consumidores

Precisamente por eso empezó a comienzos de año Caixabank a cobrar por retirar el efectivo a aquellos que no sean sus clientes. Para poner en valor su propia red. El problema de esta estrategia es que podría ser abusiva. Al menos es lo que asegura la Asociación de Usuarios de Banca (Adicae), que presentó sendas denuncias y recogidas de quejas ante el Banco de España y el Banco Central Europeo por entender que se está realizando un doble cobro por un mismo servicio, algo que la normativa prohíbe expresamente.

Precisamente el Banco de España, hace unas semanas, intervino públicamente para dejar claro que no piensa permitir que haya cobros por partida doble. A pesar de esta advertencia, y a pesar de que tanto Caixabank, que ya cobra por extraer metálico de sus cajeros, como Santander y BBVA (que han anunciado que lo harán), no consta que el supervisor haya tomado aún ninguna medida al respecto.

FOTO: LUIS en FLICKR