Los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) privan de libertad a inmigrantes que carecen de papeles hasta que se resuelva su expediente. Numerosas organizaciones piden su cierre inmediato por vulnerar derechos fundamentales y por sus “condiciones deplorables”.

Al menos 60 personas trataron de escapar anoche de un CIE de Valencia. La intervención policial impidió la fuga, por lo que esas 60 personas seguirán encerradas en contra de su voluntad hasta que se les expulse del país, se les reconozca como víctimas de trata o se les dé estatus de refugiado.

Casi al mismo tiempo, se hacía Trending Topic #CIEsNO, con miles de personas y decenas de organizaciones clamando por el cierre definitivo de estos centros que internan de manera sistemática a inmigrantes que no han cometido delitos a pesar de que el internamiento está previsto como una medida extraordinaria reservada para “casos concretos y justificados”. Es decir, se les priva de libertad por el simple hecho de no tener papeles. Como los refugiados que huyen de la guerra antes de que les reconozca su estatus. De hecho, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado forma parte de la campaña CIEsNO y denuncia que allí permanecen “en condiciones deplorables” durante un máximo de 60 días. Al hacinamiento y falta de higiene de los centros hay que sumar varias denuncias de malos tratos.

El Relator Especial de Naciones Unidas sobre las Formas Contemporáneas de Racismo, Discriminación Racial y Xenofobia ha manifestado su preocupación en materia de derechos humanos en estos centros, especialmente ante la falta de criterios objetivos en temas relacionados con la sanidad o la asistencia letrada. La opacidad alimenta la desconfianza. 

CEAR denuncia que “la ausencia de una ley específica que regule el régimen jurídico de estos centros trae como consecuencia una discrecionalidad y arbitrariedad con la que es urgente terminar”.  En el mismo sentido se pronuncian las 30 organizaciones que conforman la campaña CIEsNO, a las que se están sumando ciudadanos y representantes políticos tras el intento de huida de ayer en Valencia: