El pasado mes de mayo, el empresario asturiano Blas Herrero, dueño del imperio mediático musical Kiss y amigo personal del Rey Juan Carlos, registró ante la CNMV y el MAB la sicav BH Valores, en la que tanto él como su familia más cercana aparecen como administradores.

El empresario Blas Herrero Fernández, fundador y dueño del imperio mediático Kiss Media (que entre otras cosas abarca Kiss FM y Kiss TV) se ha creado una sicav, sociedades de inversión colectiva que tributan al 1%. El pasado 18 de mayo la CNMV dio por registrada la sociedad BH Valores Sicav SA, en la que el propio Herrero aparece como presidente y consejero delegado. Le acompañan como administradores de la misma su esposa y sus hijos, tal y como muestran los registros oficiales.

Blas Herrero, que según los datos mercantiles está relacionado con más de 60 empresas, es uno de los empresarios que aglutina una mayor fortuna de toda Asturias, y es además amigo personal del Rey Juan Carlos (estuvo en el selecto grupo presente en su última cena como Jefe del Estado). Más allá del rápido éxito de audiencia conseguido con la radiofórmula de Kiss FM, esta empresa le supuso una lluvia de millones toda vez que con ella le ganó un juicio al Grupo Antena3 que le reportó unos 230 millones de euros, tal y como cuenta el digital Asturias24.

Hay 108 accionistas, pero dos controlan el 100%

Tal y como refleja el folleto de información pública semestral que obliga a publicar la CNMV, la sociedad BH Valores fue registrada el 18 de mayo de 2015, y es Banca Marcha la entidad financiera que actúa tanto como gestora como depositaria. La administración de la misma, es decir, el órgano que toma las decisiones, está en manos de la familia de Blas Herrero. A comienzos de este verano la entidad contaba con un patrimonio total de 8.895.000 euros.

De estos casi 9 millones de euros, cerca de 1,7 millones están invertidos en renta fija española (deuda pública y repos de Banca March), y más de 2,1 millones de euros en depósitos. Además, otros 2,8 millones están destinados a inversiones en Bolsa en empresas como Caixabank, BBVA, Telefónica, Vodafone, Michelin, Apple o BMW.

La información remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores señala que en BH Valores hay 108 accionistas (el mínimo legal para que se la pueda considerar institución de inversión colectiva son 100 copartícipes), si bien en un anexo detalla que dos de estos accionistas poseen respectivamente el 54,88% y el 45,12% de las acciones. Es decir, que dos personas controlan el 100% de la entidad.

Las sicav, legales y al margen de Hacienda

Las sicav, pese a la mala prensa generada a su alrededor durante estos últimos años, son un tipo de sociedad de inversión perfectamente legal. Tributan al 1% por sus beneficios, sí, pero solo mientras éstos no sean retirados de la propia sicav. Son algunas de sus especiales características las que las han convertido en el foco de las críticas por parte de expertos fiscalistas, inspectores y técnicos de Hacienda.

Y es que según denuncian estos colectivos, la falta de inspección a las sicav por parte de la Agencia Tributaria (una norma les impide controlarlas, en favor de la CNMV) permite que personas con grandes patrimonios se beneficien de la baja tributación de estas sociedades (en su calidad de instituciones de inversión colectiva) las cuales gestionan como si de su propio patrimonio personal se tratase. ¿Cómo? Por medio de la utilización de mariachis, hombres de paja que figuran en el accionariado pero cuya participación es ínfima o testimonial.

Gracias a los mariachis, a efectos de la CNMV una sicav con más de 100 partícipes cumple los requisitos legales para existir (y tributar al 1%). Sin embargo, en realidad estarían siendo gestionadas por una sola persona o familia, ya que controla la gran mayoría del accionariado. Como no existe obligación legal de rescatar los beneficios, estos pueden reinvertirse durante años en la propia sociedad, siempre con una tributación del 1% en el impuesto de sociedades.