Un informe elaborado por Ericsson ConsumerLab sobre la televisión y los medios revela que cada vez son más los consumidores que utilizan servicios de vídeo personalizados. Buena parte de culpa parece tenerla el aumento de contenidos grabados y descargados, los nuevos servicios de vídeo y el streaming, que han hecho incrementar hasta el 35% el consumo de televisión y vídeo bajo demanda.

Esta es una de las principales conclusiones del último informe anual de Ericsson, que refleja los hábitos de consumo de televisión y vídeo de 680 millones de consumidores. Según Ericsson, los servicios de vídeo a la carta (Vídeoon-Demand, VOD) están respondiendo a las necesidades del consumidor, lo que significa que los espectadores están cambiando sus hábitos: ahora pasan seis horas a la semana viendo series de televisión, programas y películas a la carta, una cifra que se ha duplicado desde 2011.

El estudio también muestra el importante incremento de los consumidores que ven vídeo en un dispositivo móvil: pues el 61% utiliza su smartphone, un 71% más que en 2012. Casi dos tercios del tiempo total que pasan los adolescentes viendo televisión y vídeo es con dispositivos electrónicos, incluyendo tabletas, ordenadores portátiles y smartphones.

1 de cada 10 consumidores ven YouTube durante más de tres horas al día

Aumenta también el número de consumidores que ven contenido generado por los usuarios (User-generated content UGC) en plataformas como YouTube. Y es que cerca de 1 de cada 10 consumidores ven YouTube durante más de tres horas al día, a la vez que uno de cada tres cree que es muy importante poder ver este tipo de contenidos desde su televisión de casa. Esta creciente importancia de plataformas como YouTube se traduce además en un aumento en la popularidad de vídeos educativos y didácticos (los que todos conocemos como tutoriales), con consumidores que ven un promedio de 73 minutos de este tipo de vídeos a la semana.

“El aumento continuo de vídeo en streaming bajo demanda y contenido generado por usuarios refleja tres factores importantes para los espectadores de hoy en día: gran contenido, flexibilidad y experiencia global de alta calidad. Por eso son cruciales ahora modelos de negocio innovadores que apoyen estos tres factores para la creación de ofertas de televisión y vídeo que sean a la vez relevantes y atractivas”, afirma Anders Erlandsson, consultor de Ericsson ConsumerLab.

Otras conclusiones que podemos sacar del informe es que el bingeing, o lo que viene siendo lo mismo, darse un atracón televisivo o ver uno tras otro los episodios de una serie, se está convirtiendo en una parte clave de la experiencia de la televisión y el vídeo. Así, este es un hábito prominente entre los usuarios de servicios a la carta como Netflix, Amazon Prime y HBO, de los cuales el 87% ven más de un capítulo seguido al menos una vez a la semana.

El hecho de que se recurra a la televisión a la carta viene marcado por la dificultad que dicen tener los consumidores a la hora de encontrar contenido “válido” en la televisión convencional. Los usuarios consideran que las funciones de recomendación no son lo suficientemente inteligentes o personalizadas.

Sin embargo, a pesar de que haya aumentado el consumo de contenidos a la carta, la televisión tradicional sigue siendo la más popular, ya que permite ver emisiones en directo, como ocurre con los deportes, además de tener un gran valor social.