Decía un célebre jugador de fútbol que este deporte no era cuestión de vida o muerte, sino algo más. Bien, pues lo mismo se puede pensar del servicio tecnológico de una empresa, que su caída puede propiciar la pérdida de mucho dinero.

Según un estudio de SUSE, empresa especializada en software de código abierto, el 80% de las empresas ha sufrido en el último año al menos una caída en sus servicios de tecnología más importantes. Entre ellos, la media de caídas del servicio registradas es de 2,3 al año, convirtiéndose en una preocupación creciente para los departamentos de sistemas de las empresas.

Entre los principales culpables de estas caídas del sistema, el 71% de los encuestados señala los fallos de la propia tecnología. En segundo plano se sitúan los errores humanos para el 31%. Otras posibles causas quedan más lejos, como ataques de denegación de servicio (9%), malware (9%) o incluso sabotajes perpetrados por algún empleado malicioso (3%).

Hoy en día la actividad de las empresas depende casi en su totalidad de sus servicios informáticos. De hecho, el estudio señala que los más importantes en el día a día son el correo electrónico (70%), el host de virtualización (62%) y los servidores web (58%). “Las caídas del servicio se traducen en importantes pérdidas económicas”, señala Eduardo Rivas, Territory Manager SUSE España.

“Para una tienda online, por ejemplo, una caída de su web durante días de compra masiva puede suponer una completa catástrofe, ya que podrían llegar a perder miles y miles de euros“, confirma Rivas. Según indica Rachel Dines, analista de Forrester, solo 5 minutos de caída de servicio de Google en agosto de 2013 supusieron una reducción del tráfico global de un 40% y costó a la compañía la cifra de 500.000 dólares.

Cero interrupciones del servicio: meta a conseguir

Casi las tres cuartas partes de los profesionales de TI consideran una meta importante conseguir cero interrupciones en sus sistemas, dato que contrasta con la dura realidad: el 89% de ellos espera por lo menos una caída en su servicio más necesario en el próximo año. Es por esto que muchos administradores de sistemas ya se han puesto a trabajar para obtener una solución al problema (54%), mientras que un 17% ya tiene pensada una estrategia para ello que aún no ha comenzado a implementar. Entre las medidas que se están tomando para lograr la meta de cero interrupciones del servicio están la actualización y cambios en el hardware (55%), aplicaciones (42%) y funcionalidades del sistema operativo (34%).