Como buen perro, Satchel no se rinde fácilmente. En plena lucha interna de los precandidatos humanos republicanos y demócratas por ganar las primarias, este bull terrier competirá, por segunda vez en su vida, en las elecciones presidenciales del próximo mes de noviembre en Estados Unidos. Entre sus rivales (aparte de los prejuicios habituales contra este tipo de candidatos no humanos), acaso la más dura sea la alcaldesa de un pueblo de Kentucky, Lucy Lou, una collie que aspira a convertirse en la primera presidenta perra de la historia del país.

El  jefe de campaña de Satchel, un “perro de rescate con grandes sueños”, se llama Wayne North, natural, al igual que el candidato, del estado de Tennessee. Satchel, al frente del partido Bully, ya se presentó por primera vez en 2012, por lo que “no es ajeno al proceso”.  El perro cuenta con su cuenta en Twitter y su página de Facebook, desde la que hace campaña en favor del correcto etiquetado de los alimentos transgénicos.

 

 

YOU need to vote Bully Party. The U.S. Congress has voted to abolish genetic food labeling, and hands a victory to the…

Posted by Satchel for President 2016 on Jueves, 23 de julio de 2015

 

Los satchelistas no sólo defienden convencidos a su candidato, sino que incluso aseguran que su caso no es tan extraño como pueda parecer, y ponen como ejemplo a su principal rival en la carrera presidencial.

En Rabbit Hash, de Kentucky, de 350 habitantes, aunque el nombre podría hacer pensar en conejos, existe una larga tradición de alcaldes perros. El primer alcalde perro no oficial fue Goofy, en 1998. En 2004 fue sustituido por un compañero canino llamado Junior y, en la actualidad, el cargo lo ejerce Lucy Lou, la cual también ha anunciado su intención de entrar en la Casa Blanca.

 

 

 

Lucy Lou en un momento de relax

 

En el otoño de 2014, un hermoso gran pirineo llamado Duke fue investido como alcalde de Cormorant (Minnesota), una localidad de doce habitantes, después de arrasar con un 75 por ciento de los votos en las elecciones a su único rival, un candidato humano. Duke, de siete años de edad el momento de su triunfo, vio recompensada su labor como munícipe por antonomasia con una croqueta gratis al día durante el año en que duró su mandato.

 

http://www.dailymail.co.uk/news/article-2725124/Dog-usually-seen-pub-eating-hamburgers-chips-wins-mayoral-election-Minnesota-village-landslide.html

Posted by Duke the Dog Mayor of Cormorant, Minnesota on Viernes, 23 de enero de 2015

 

Otro caso señero, y muy conocido, es el del gato Hank, quien por desgracia falleció en 2014 a la avanzada edad de trece años. En 2012, Hank quedó tercero en las elecciones para el Senado por el Estado de Virginia (residía en la simpsoniana ciudad de Springfield). En su importante página de internet, Hank (además de pedir fondos y recabar voluntarios para su causa) nos hacía un repaso de sus duros comienzos en la vida, la moral que inspiraba su política y sus ideas para el futuro de Estados Unidos.

 

 

Hank

 

El también muy popular Morris the Cat quiso seguir los pasos de su colega Ronald Reagan (ambos actores de primer nivel, en el caso de Morris como protagonista de anuncios de la comida para gatos 9Lives) e intentó en dos ocasiones (1988 y 1992) entrar en el Despacho Oval de la Casa Blanca al frente del Partido Quisquilloso (Finicky). 

Para que no haya duda de la diversidad cultural de Estados Unidos y de que la política no es un patrimonio exclusivo de gatos y perros, tenemos el ejemplo de Lajitas, una localidad de Texas que ya ha conocido tres generaciones de alcaldes cabras. El primer alcalde cabra fue Clay Henry, a quien sucedieron su hijo y su nieto (Clay Henry IIy Clay Henry III, o Clay Moore Henry).

Con ellos concluye este breve e incompleto repaso sobre los animales metidos a políticos. Los chistes fáciles se los dejamos a los lectores.

El alcalde Clay Moore Henry 

 

 Imagen | www.cincinnati.com http://hankforsenate.com/ https://whitepaintedwoman.wordpress.com http://www.texashighways.com