Michael Rosenbaum se pasó casi toda una década interpretando a Lex Luthor en la serie Smallville, así que sin duda agradece la oportunidad de tener un papel cómico, y pelo, en Impastor , la nueva comedia de TV Land.

La premisa de la serie es algo perezosa, una combinación entre Banshee y el excelente film Mumford de Lawrence Kasdan. En la primera, un delincuente recién salido de prisión suplanta la identidad del sheriff Lucas Hood y se convierte en el fucker oficial del pueblo. Si aparece una chica guapa, sabes que en algún momento se bajará las bragas en su cuartucho. Si aparece algún tipo peligroso, sabes que se pegarán hasta que sólo Hood quede en pie, exhausto y con la cara hecha trizas. En la segunda, un psicólogo con una capacidad singular de escuchar a la gente se gana los corazones de la gente del pueblo de Mumford a pesar de tener un pasado oscuro.

Impastor juega a ambas cosas. Buddy Dobbs, el personaje que interpreta Rosenbaum, es el lobo que se cuela en el rebaño del pastor Jonathan Barlow tras usurpar su identidad. Pero, a diferencia de Lucas Hood, es un lobo de lo más inocente. Un pobre diablo porrero y ludópata que se ve obligado a ejercer de pastor luterano homosexual a pesar de no tener conocimiento alguno sobre la Biblia, la espiritualidad o el contacto carnal con hombres. 

El resultado final no es ninguna obra maestra de la televisión, desde luego, pero sí una comedia agradable que juega con los contrastes y, del mismo modo que Suburgatory, sabe sacar partido a todos los personajes secundarios. Sara Rue, por ejemplo, se come la pantalla en el papel de Dora Wilson, la asistente personal del pastor. Un personaje ingenuo y encantador que se gana al respetabe desde la primera escena con una vis cómica exquisita. Consigue resolver con soltura incluso sketches muy trillados como el de la usurpación del consolador con mando a distancia, que ya habían quemado en La Cruda Realidad.

David Rasche borda el papel del meapilas Alden Schmidt, presidente de la congregación y el principal antagonista de Buddy, al menos hasta que Cupido hace de las suyas. Mircea Monroe, a la que conocimos en el papel de Morning Randolph en Episodes, hace las veces de Alexa, una feligresa muy interesada en comprobar si la homosexualidad de su pastor es auténtica, y revertirla a la menor oportunidad. Mike Kosinski, en el papel de Russell, hará todo lo posible por corroborarla en persona. 

Sí, los equívocos son simplones y las situaciones, demasiado cómodas. Pero Rosenbaum es un actor con encanto que sabe embaucar al espectador, está bien rodeado de secundarios graciosetes y la simplicidad del conjunto juega a su favor, no en su contra. No es rupturista, demasiado original, excesivamente divertida ni muy sorprendente. Pero es televisión sencilla que te zampas en un periquete y a la que no exiges nada. Incluso en los tiempos de la Edad de Oro de la Televisión (TM), a veces es todo lo que hace falta. 

 

‘impastor’

Showrunner: Christopher Vane

Actores protagonistas: Michael Rosenbaum, Sara Rue, David Rasche, Mircea Monroe

Canal: TV Land, canal hermano de MTV especializado en comedias clásicas y que desde Hot in Cleveland busca nuevos caminos

La escena: La bendición a la mascota difunta de Alden. A falta de bicho, hay que sacar un pelo de donde sea para bendecir…

Lo mejor: Es diferente, y los actores la levantan constantemente, incluso cuando el guión no destaca.

Lo peor: A veces los guionistas se quedan con el camino más fácil a la hora de resolver las escenas. Aún no tiene fecha de estreno en España ni se ha anunciado qué cadena la emitirá.