El pasado 1 de septiembre la estación conocida como verano, recibió un ataque repentino y violento que ha dejado su vida pendiente de un hilo, siendo en la actualidad su estado de máxima gravedad. Si bien estamos siendo testigos de cómo verano actúa como si nada hubiese sucedido, ese 1 de septiembre con forma de puñal, ha mermado su capacidad de producir felicidad en los habitantes del hemisferio norte y es muy posible que en las próximas semanas recibamos con consternación la noticia de su fallecimiento y posterior reemplazo por un tal otoño. ¡Pero no desfallezcamos!

Nos quedan unos aliados perfectos que conseguirán que nuestras vidas se llenen de alegría y regocijo cada vez que nos crucemos con uno de ellos. Hablo de LOS PUENTES, los bien amados puentes, grandes amigos del verano y por ende, también nuestros.

Esas pequeñas marcas en el calendario que indican un día de fiesta nacional, regional o local, han sido puestas ahí por un Dios atávico de infinita sabiduría que sabe perfectamente que los seres humanos no podemos trabajar hasta la extenuación cinco días a la semana y después descansar solo dos (en el mejor de los casos) y que en su intento de perpetuar nuestra esclavitud, nos otorga algunos días de asueto, viles remedos de las vacaciones, que cumplen a la perfección su función de engañar a nuestros sentidos y emociones haciéndoles creer que la felicidad es, de nuevo, posible. Dejémonos engañar por Hefesto, Vulcano, Lugh, Cthulhu o cualquiera que sea el nombre que recibe tan cruenta deidad y viajemos con la intención de revivir los días más gloriosos del verano, los días en los que hemos sido plenamente felices; pero demos a nuestro viaje un halo de erudición visitando algún destino que nos ofrezca actividades culturales, porque de todos es sabido que las vacaciones de verano son para descansar tirados al sol cuales gorrinos en su cochiquera y los puentes son para ver cosas que nos hagan sentirnos un poco mejor por lo mucho que hemos perreado durante el estío.

12 de octubre

Echando un vistazo a nuestro almanaque, podemos observar que el primer puente nacional que tenemos es el del 12 de octubre, fiesta del Pilar o de la Hispanidad, como prefieran. Es posible que en estos días algunas regiones de nuestra geografía cuenten con rayitos de sol que nos ayuden a perpetuar un par de semanas más el intenso bronceado conseguido en julio y agosto, por lo que Alicante, es una opción más que viable para este día libre. Además, en la ciudad, tendremos la oportunidad de visitar la exposición La Fortaleza del Anillo, situada en el castillo de Santa Bárbara; en ella podremos sumergirnos a través de más de 700 piezas en el mundo creado por el escritor J.R.R. Tolkien: figuras a tamaño real, ediciones únicas , trajes, banderas que nos llevarán hasta la Tierra Media y nos harán sentirnos un alegre Hobbit.

Otra opción para este primer puente post-vacacional, sería la exposición dedicada a Edvard Munch del Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid. La exposición se compone de 80 trabajos del artista noruego autor del famoso El Grito, la mitad de los cuales han sido cedidos por el Museo de Oslo. Las obras de este artista noruego no visitaban Madrid desde 1984 por lo que si le interesa, deberá apresurarse a conseguir sus entradas, las cuales ya están disponibles en la web del museo. Si no van a poder disfrutar de este puente pero la exposición ha despertado su interés, podrán visitarla hasta el próximo 17 de enero de 2016.

Los aficionados al cine, deberían preparar la maleta y dirigirse raudos al 48 Festival de Cine de Sitges, que se celebrará en la localidad catalana del 9 al 18 de octubre. Un festival de cine fantástico y de terror ya clásico en estas fechas en el que no es difícil descubrir el bombazo que llegará a las pantallas españolas en los meses posteriores. Si hace buen tiempo, nada impedirá que se puedan disfrutar ratitos de playa y relax entre pase y pase.

Antes del invierno

Avanzamos un poco en el calendario y nos plantamos en el 9 de noviembre, cuando algunas Comunidades Autónomas tendrán un pequeño respiro de la rutina laboral en forma de día de fiesta; y para aprovecharlo como merece, podríamos conocer la obra de Roy Lichtenstein que alberga la Galería Nacional de Arte Moderno de Edimburgo, en Escocia. En esta exposición encontraremos 3 salas con la obra de este conocido artista pop, entre ellas, In The Car y The Melody Haunts My Reverie. La entrada es gratuita y la galería abre todos los días de la semana de 10 de la mañana a 5 de la tarde. A destacar que Edimburgo es una de las ciudades escocesas más interesantes y bonitas.

Afortunadamente el 9 de noviembre es un lunes, lo que nos ofrece la posibilidad de aunar tres días de asueto y descanso en los que, tal vez, nos apetezca visitar Madrid o Barcelona para asistir a uno de los dos conciertos que la mítica banda Supertramp dará en estas ciudades los días 6 (en el Barclaycard Center de Madrid) y 7 de noviembre (en el Palau Sant Jordi de Barcelona) y cantar clásicos como It´s Raining Again o The Logical Song. No todo va a ser arte y exposiciones, el rock más clásico también nos sirve como excusa para viajar los días festivos.

Constitución

Sin darnos cuenta, habremos llegado al, siempre aclamado por crítica y público, puente de diciembre… Que este año es más bien tristón ya que solo contaremos con un día puesto que el 6 de diciembre ha tenido la cortesía con la patronal de caer en domingo. No importa, este puente es un clásico entre los clásicos y esperaremos pacientemente al próximo año, cuando, pidiendo dos días de vacaciones, juntaremos un total de 6 maravillosos días libres.

Una escapada muy típica, pero no por ello menos recomendable en estas fechas casi invernales, es la que nos lleva a visitar alguno de los diferentes mercados navideños disponibles en numerosas ciudades europeas. Los más famosos son los de Viena, Frankfurt, Praga, Salzburgo, Tallinn o Berlín, por mencionar solo algunos. En estos mercados encontraremos artesanías locales, adornos para el árbol de Navidad, ideas para regalar en las fechas navideñas, comidas típicas, vino caliente y especiado y mucho ambiente festivo. Con un poco de suerte, si está nevado, la experiencia será perfecta.

El final del verano solo es una oportunidad para planear escapadas de otoño, existen opciones y posibilidades aptas para todos los gustos y también apropiadas para todos los bolsillos, solo tenemos que googlear lo que nos gusta y esa maravilla que es internet, nos devolverá información con lo que estamos buscando. No es tan difícil. Solo necesitamos ganas y 15 minutos para empezar a planificar ese respiro que tanta falta nos hace hasta la llegada de las próximas vacaciones.

Imagen | Flickr – Juantiagues