En septiembre se cumplen cuatro años sin la música del grupo norteamericano, que se separaba en 2011 a través de un frío comunicado en su web oficial. A día de hoy, Michael Stipe parece más involucrado en el mundo del arte, que en la música, y zanja cualquier rumor sobre un hipotético regreso del trío

Por David Vega ( @DavidVegaMadrid )

“Mis canciones son una pizarra en blanco donde cada uno puede dibujar lo que quiera”. Y llevamos ya cuatro años sin poder garabatear con tiza en ese encerado del que habla Michael Stipe, ex líder de R.E.M. Este mes de septiembre se cumplen cuatro años desde que el trío norteamericano anunciara su disolución en un frío comunicado, colgado en su página web el 21 de septiembre de 2011. Desde entonces, cada miembro del grupo ha tomado su propio camino y parece poco probable que la ‘superbanda’ se vuelva a reunir. Su histórico legado: tres décadas de música y quince discos publicados. Porque REM es mucho más que superhits como Losing my religión, Everybody hurts o Man on the moon.

Hasta la fecha, Stipe ha sido tajante a la hora de zanjar los rumores sobre un hipotético regreso de REM. “No tiene sentido. Quiero mucho a estos chicos (Peter Buck y Mike Mills) y los respeto enormemente como músicos y como compositores, pero no quiero hacer eso.  Desprecio la nostalgia. No soy bueno mirando hacia atrás”, aseguraba Michael Stipe en una de sus últimas apariciones televisivas en la cadena estadounidense CBS. Malas noticias para los seguidores españoles.

“Desprecio la nostalgia. No soy bueno mirando hacia atrás”, decía Michael Stipe, en la CBS, poniendo fin a los rumores de un hipotético regreso de REM

Desde el fin de R.E.M, el enigmático cantante ha estado más involucrado en proyectos artísticos que musicales, aunque sorprendía hace unos meses actuando como ‘telonero’ en un concierto de Patty Smith. Un Stipe con barba larga y aspecto de mendigo postmoderno ofrecía en el Webster Hall de Nueva York un puñado de buenas canciones: New Test Leper y Saturn Return, de R.E.M.; Hood, de Perfume Genius; New York, New York, de Frank Sinatra, y Lucinda Williams, de Vic Chesnutt. Era el regalo de cumpleaños de Stipe a una de sus mejores amigas en el mundo de la música. De hecho, en una de sus memorias, el artista reconoce que se aficionó a la música, cuando tenía 15 años, después de escuchar por primera vez el disco Horses de Patty Smith.

Michael Stipe cantando en el cumpleaños de Patty Smith

Stipe sorprendía hace unos meses actuando como ‘telonero’ en un concierto de Patty Smith

Pocos saben que Stipe, además de ex líder de REM, es artista plástico (combina pintura y fotografía) y productor de cine independiente. Y hace unos meses ha podido cumplir uno de sus sueños: exponer su obra ‘New sights, new noise’ y dar algunas clases a jóvenes alumnos de Bellas Artes, en una galería ‘alternativa’ de Nueva York.

Mientras Michael parece sumergido en el mundo del ‘artisteo’ neoyorkino, sus ex compañeros siguen haciendo sus pinitos en el mundo de la música. Peter Buck alivia su ‘mono’ actuando en varios proyectos de rock independiente, como The Minus Five o The Baseball Project (en este último también participa Mike Mills). Su última colaboración ha sido para las chicas del grupo First Aid Kit, con una bonita versión de Walk Unafraid.

First Aid Kit y Peter Buck interpretando ‘Walk Unafraid’ de R.E.M.

El ex bajista y pianista de R.E.M., Mike Mills –que, a pesar de las canas, sigue teniendo la misma cara de empollón- demuestra, año tras año, su excelente nivel como compositor en distintas actuaciones de carácter benéfico. Hace unos meses, Mills grababa en unos estudios de Athens la pieza Concierto para violín y rock band junto a su amigo y violinista profesional Robert McDuffie. Así sonaba esta curiosa composición…

Mike Mills interpretando con una orquesta

A falta de nueva música de la banda, los seguidores españoles pueden seguir disfrutando de estas pequeñas actuaciones de los ex componentes de REM. Michael Stipe no descarta volver a cantar, pero no con sus viejos compañeros. “Ahora canto en la ducha. Y no lo hago nada mal”, confesaba en la CBS. Crucemos los dedos para que pronto mate el ‘gusanillo’ en otros escenarios. Si no, como dice la canción que cerraba sus conciertos, será “el fin del mundo, tal y como lo conocemos” (It’s the end of the world as we know it).