Las compañías chinas como Huawei, Xiaomi o ZTE están escalando puestos en el mercado de los smartphones a gran velocidad. Llegaron sin hacer demasiado ruido pero y ya pocos son lo que no han oído hablar del potencial de estas empresas y sus productos.

ZTE presentó ayer sus nuevos teléfonos de las gamas Axon, Blade y Nubia. Tres terminales con diferentes características que están listos para competir en el abarrotado sector de los smartphones.

Viendo los  dispositivos es imposible no pararse a mirar la doble cámara trasera que encontramos en el ZTE Axon Elite. Sí, el teléfono cuenta con dos cámaras y dos flashes, que están ahí para conseguir grandes fotografías jugando con el enfoque, por que para eso sirve ese doble objetivo, para medir mejor las distancias y poder realizar enfoques (o desenfoques) de gran calidad.

Será a partir del 29 de septiembre cuando este terminal de 5,5 pulgadas, con 32GB de memoria interna y 3GB de RAM llegue a Europa. Decir que las cámaras traseras son de 13 y 2 megapixeles mientras que la frontal es de 8MP. Además tiene una batería de 3000 mHa y un sensor de huella que nos hace acordarnos ligeramente de Huawei. Su precio alrededor de los 400 euros.

Menos espectacular el nuevo ZTE Blade V6, que por poco más de 200 euros nos ofrece una pantalla de 5 pulgadas, batería algo corta de 2200 mHa, 2 GB de RAM, 16 GB de memoria interna, una cámara principal de 13 MP y una delantera de 5 MP.

En cuanto al Nubia Z9, nos encontramos con una firme apuesta por eliminar los bordes laterales de la pantalla, algo que nos permite aprovechar mejor el espacio. Sin embargo si hay algo que no podría gustar de este dispositivo es su peso: 192 gramos.

Por lo demás, decir que su pantalla es de 5,2 pulgadas Full HD, nos olvidamos de los bordes a los lados y nos sumamos a los smartphones que graban en 4K. La cámara trasera es de 16 MP y la delantera de 8 MP. Cuenta con una batería de 2900 mHa, 32 GB de memoria interna y 3 GB de RAM (aunque también está el modelo de 64 GB de memoria interna y 4GB de RAM).

Esto es lo que ZTE ha preparado, con lo que espera aumentar sus ventas y escalar puestos. Esta claro que las compañías chinas saben como hacerlo, como ganar mercado poco a poco, gracias a unos precios competitivos que les permiten conseguir seguidores a la vez que extienden su imagen.

Podríamos decir que así comenzaron otras empresas que hoy en día ya no compiten en la parte baja de la tabla sino que han logrado posicionarse en lo más alto. Veremos si ZTE es capaz de conseguir avanzar camino o si por el contrario le tocará cambiar de estrategia, pues no olvidemos que también tiene muy cerca a Xiaomi, otra compañía asiática que también está jugando muy bien sus cartas.