Unos 18.000 euros al día. Esta es la cantidad que cada día paga el Ayuntamiento de Madrid a la inmobiliaria Testa, filial de la constructora Sacyr. Lo ha explicado la propia área de Hacienda del consistorio madrileño, que ha inaugurado así un blog para informar a la ciudadanía.

El edificio en el que reside la sede del área de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid le cuesta a los madrileños 18.422 euros cada día. Son cálculos publicados este viernes por el propio consistorio a través de un nuevo blog (Diario Madrid) desde el cual pretenden mantener informados a los ciudadanos respecto a los asuntos económicos de la capital.

El edificio de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid le cuesta a los madrileños 18.422 euros cada día

“Cada hora que pasa pagamos más de 767 euros con el dinero de los contribuyentes. Y así hasta el año 2019, porque el contrato vigente está blindado y va a ser difícil que podamos deshacernos de él. Pagamos un alquiler a una empresa privada por un edificio que antes fue municipal”, señalan desde el área dirigida por el concejal Carlos Sánchez Mato, que en una reciente entrevista en SABEMOS aseguró que se estaban revisando todos los grandes contratos firmados por anteriores equipos municipales.

En concreto, el alquiler de esta sede a la constructora Sacyr (a través de su filial Testa) era una de las primeras prioridades del equipo liderado por Manuela Carmena, tal y como explicó Economía Digital, y se estudiaron las vías para poder rescindirlo.

Tal como cuentan desde el blog, la sede del área de Economía y Hacienda, situada en la Calle Alcalá, fue remodelada para después ser vendida “por un precio inferior al de mercado, para acto seguido pasar a alquilarlo por un precio superior”. Así, frente a un precio medio en la zona de 16,6 euros el metro cuadrado, el consistorio abona 28,37 euros, lo que resulta en un “sobrecoste” de más de un millón y medio de euros al año.

Gallardón lo adquirió en 2007 para inmediatamente después comenzar una remodelación del mismo. Y luego se lo vendió a Sacyr, empresa a la que posteriormente se lo alquiló, añadiendo al contrato un blindaje hasta el año 2019, tal y como denuncian los nuevos responsables del consistorio madrileño.

FOTOS: AYUNTAMIENTO DE MADRID