Dura jornada en los mercados para el Banco Sabadell, que a lo largo del día ha visto caer su valoración más de un 5% tras la publicación de un informe de analistas en la que analizan las debilidades de la entidad presidida por Josep Oliú. La exposición a los DTA que investiga Bruselas, clave del descalabro.

La publicación de un informe por parte del equipo de análisis de Credit Suisse ha provocado este jueves una fuerte caída en Bolsa del Banco Sabadell. La entidad presidida por Josep Oliú ha caído un 3,53% (mientras, el Ibex en su conjunto ha subido un 1,05%), si bien ha llegado a descender por debajo de un 5% a lo largo de la jornada. La mayoría de fuentes y analistas consultados por SABEMOS coinciden en que las debilidades apuntadas por la entidad suiza han provocado este fuerte ajuste en los mercados. Otras, sin embargo, apuntaban también a una posible corrección del valor ante inminentes recompras de obligaciones convertibles por acciones en noviembre.

Desde la entidad catalana también atribuyen el descenso el Bolsa de este jueves exclusivamente al citado informe del banco suizo, cuyo equipo de analistas lidera desde ahora Andrea Unzueta, por lo que han “adoptado una posición más cauta respecto al sector”, tal como señala el documento al que ha tenido acceso SABEMOS. Esta mayor prudencia ha llevado a Credit Suisse a recomendar a sus clientes un nuevo precio objetivo para el Sabadell (1,7 euros por acción) muy por debajo del mantenido hasta ahora (2,85).

“Vemos al banco [Sabadell] como el más impactado por los actuales acontecimientos”, señalan desde Credit Suisse. Son varios los motivos: por un lado, cuatro de cada diez euros ganados en los últimos trimestres se han debido a la operativa con deuda pública, una vía de negocio que está abocada a reducirse al mínimo ante la caída de las primas de riesgo registradas desde 2013. Esperan una caída en los ingresos de entre el 15% y el 25% entre 2016 y 2017 debido a esto y a la supresión de las cláusulas suelo, algo que desde la entidad suiza dan por hecho.

Sabadell tiene, de acuerdo con los datos de CS (ver cuadro inferior) unos 40.500 millones de euros en crédito hipotecario, de los cuales más de una cuarta parte (10.890 millones) tienen cláusulas suelo. De confirmarse que han de suprimir todas sus cláusulas suelo, esto supondría para la entidad una merma en los ingresos de 163 millones de euros.

Los DTA, el principal riesgo

Pero si hay un aspecto que despierta especiales suspicacias en los analistas de Credit Suisse ése es el peso de los activos fiscales diferidos (DTA en inglés) en el capital regulatorio del Sabadell. Tal y como ya ha contado SABEMOS, la investigación llevada a cabo por Bruselas respecto a estos instrumentos contables (que se sospecha podrían ser una ayuda de estado irregular) está penalizando en Bolsa a aquellas entidades (como Bankia) con un mayor porcentaje de DTA en su capital. Y Sabadell está a la cabeza en este aspecto, con una pérdida potencial de unos 540 puntos básicos de su capital regulatorio (ver cuadro inferior). Es decir, que en caso de haber problemas con los activos fiscales, estas entidades deberían ser recapitalizadas.

“Creemos que la calidad del capital de los bancos españoles sigue siendo, en cualquier caso, un aspecto clave, con la discusión de los DTA como la principal preocupación de los mercados”, explican los analistas de Credit Suisse, que reconocen que a estas alturas es difícil evaluar si finalmente el Banco Central Europeo permitirá la deducibilidad o no “de esos DTA que efectivamente han sido garantizados por el Gobierno en sus cálculos de capital regulatorio”.

Debilidad para la banca española en general

Aunque las mayores alarmas van dirigidas al Sabadell, lo cierto es que el informe de Credit Suisse da una paso atrás en su optimismo respecto a las entidades medianas españolas. Así, además de problemas ya comentados como el decreciente negocio obtenido gracias al carry trade, o la supresión de las cláusulas suelo, desde el banco suizo creen que los cada vez menores tipos de interés seguirán reduciendo los márgenes obtenidos por la banca.

Así, Caixabank, que en el anterior informe sectorial tenía un precio objetivo de 4,5 euros por acción, cae ahora a 3,8 euros. Bankia, entidad a la que destacan por ser la más capaz de generar capital por si misma, le rebajan también el precio de la acción desde 1,25 hasta 1 euro por cada título. El Popular, por su parte, pasa de un valor estimado de 3,3 euros a tres euros por acción.

“Los bancos españoles se han comportado alrededor de un 10-17% peor que la media del sector en Europa desde el comienzo del año. Esto es resultado de un rápido incremento de los problemas en la generación de ingresos, exacerbados por la crisis griega”, señalan desde Credit Suisse, que prevé un panorama complicado en este sentido para los próximos dos años.