El exalcalde de Marbella (Málaga) Julián Muñoz ha expresado este jueves su arrepentimiento “de corazón” por los hechos que haya cometido y ha pedido perdón a la ciudad costasoleña, que “se portó muy bien conmigo”.

Así lo ha asegurado en su declaración en el caso ‘Fergocon’, sobre las presuntas irregularidades en contrataciones de obras por parte del Ayuntamiento marbellí en 2001 y 2002. “Lo siento mucho, pido perdón”, ha apostillado, citado por la agencia Europa Press.

La Sección Octava de la Audiencia de Málaga acoge desde este pasado miércoles el juicio a Muñoz, al letrado José María del Nido, que en su declaración ya admitió los hechos por los que se le acusa y aseguró que iba a devolver “hasta el último euro”, y a otras 10 personas más. La Sala eximió a Muñoz de asistir a todas las sesiones del juicio debido a su estado de salud; de hecho, tras responder sólo al fiscal y a su defensa, ha abandonado la sala.

“Me arrepiento profundamente y de corazón de los hechos que he cometido en esta causa y en otras causas que pudiera tener pendientes y de las que estoy cumpliendo”, ha asegurado el exregidor, quien ha reconocido los hechos y ha insistido en pedir perdón no sólo a Marbella, sino “ante el perjuicio que pueda haber causado a la sociedad en general”.

Muñoz ha indicado que para reparar ese perjuicio económico causado no tiene más patrimonio del que ya ha informado y aportado ante la Audiencia, que es “el capital retenido producto de una herencia de mis padres”, así como un inmueble y el dinero retenido de los programas de televisión.

“Cómo puedo reparar el daño, con lo que tengo, que es eso”, ha precisado, añadiendo que pretende aportar también el dinero de su jubilación cuando se produzca y otros ingresos futuros que tenga.

“UN TÍTERE AL SERVICIO DE GIL”

Muñoz ha asegurado que fue “un títere al servicio del señor Jesús Gil” y firmaba documentos “hasta en las barras de hielo”, y ha manifestado que todos en el Ayuntamiento seguían las órdenes de aquel, aunque fueran ilegales, “desde los coordinadores hasta el primer teniente de alcalde; otra cosa es que luego cada uno fuera a su aire”, haciendo el negocio por su cuenta. Además, ha dicho que las sociedades municipales eran instrumentos “para agilizar procedimiento y pagar”.

“Cada uno tiene sus hechos y su responsabilidad”, ha apostillado, añadiendo que a partir de las elecciones de 2003 es cuando empezó a tomar sus propias decisiones. “Cuando empecé a pensar me cortaron la cabeza en sentido figurado”, ha manifestado al Tribunal, apuntando que cuando se cuestionó la legalidad de determinadas acciones, la respuesta fue “que no tuve lo que había que tener para enfrentarme a Jesús Gil” y tampoco a Del Nido.

Respecto al caso ‘Fergocon’ en concreto, ha dicho que el mecanismo de inflar facturas se negoció “con el señor Jesús Gil”, alcalde marbellí en 2001, y ha negado rotundamente haber cobrado parte de los sobrecostes de las obras ejecutadas por dicha empresa, como este pasado miércoles apuntó Del Nido en el juicio. “Debe ser otro alcalde”, ha afirmado en referencia a dichas manifestaciones.

El exalcalde ha vinculado a otros acusados con esta forma de funcionar, apuntando que “se reunían a solas con el señor Gil, pero nunca conmigo” y ha dicho que el que fuera interventor municipal, igualmente procesado, tenía conocimiento “seguro” de estas operaciones. Asimismo, ha señalado que “todo el mundo sabía” que Fergocon era de los hermanos Del Nido.

Asimismo, ha admitido que seguramente se hicieran facturas concretas para justificar pagos a Fergocon y presentarlas con posterioridad al Tribunal de Cuentas porque “en el Ayuntamiento de Marbella era casi todo posible”.