El consejero delegado de Orange España, Jean Marc Vignolles, ha confirmado que la compañía ofrecerá su plataforma de TV a los clientes Jazztel. Esto, por un lado, permitirá conseguir más clientes de fútbol, si llegan a tiempo para la presente temporada. Pero, por otro, obligará a Jazztel a algo que lleva años esquivando: pagar millones de euros en concepto de tasas.

Hoy en día las operadoras están obligadas a pagar un 5% de sus ingresos de explotación para financiar películas, documentales y series de animación. Asimismo, deben abonar un 0,9% de sus ingresos para la financiación de Corporación RTVE. Jazztel, a merced de su acuerdo con Yomvi, siempre se había librado de dichas obligaciones, pero una vez introduzca la plataforma de TV de Orange, la cosa cambiará. 

“Somos el único alternativo que ha crecido en TV, un 50% en el último año, y nuestro plan es seguir creciendo de forma exponencial”, subrayó Vignolles, que presumió de su compromiso por el fútbol a pesar de que las condiciones impuestas para la fusión entre DTS (Canal+) y Telefónica han sido “totalmente insuficientes” y pueden “contaminar drásticamente la competencia en el mercado de la convergencia”.

El camino de la integración

“La integración sigue su curso. Ya damos acceso a la red de fibra de Jazztel a todos nuestros clientes desde agosto, lo que nos ha permitido pasar de 1 a 5 de unidades inmobiliarias que pueden tener fibra con Orange. Cada día, 2.000 clientes se dan de alta en la fibra de Jazztel. Además, 300.000 clientes de Jazztel han pasado de golpe a tener 4G. Y eso en sólo dos meses”, explicó Vignolles a los medios en el marco del 29 Encuentro de Telecomunicaciones de Santander.

Vignolles ofreció además algunas novedades, como que el acuerdo de venta de activos a MásMóvil no está cerrado del todo, o que la compañía sigue comprometida con el acuerdo firmado con los empleados de que la reducción de empleo tras la compra de Jazztel no superará las 400 bajas. 

Por lo demás, una repetición casi idéntica de los argumentos de Antonio Coimbra, de Vodafone, expuestos ayer: las obligaciones de compartición de contenidos son insuficientes, la presencia del incumbente en el sector público es desproporcionada… En el lado de la anécdota, queda el hecho de que la compañía francesa insistió mucho en que es el segundo operador español, el número dos por clientes, el número 2 por clientes de banda ancha, 2,8 millones de clientes convergentes, líder por número de clientes 4G… ¿Pedirá Orange que este cambio se refleje en el orden de intervención de las jornadas otros años para que parezca, por una vez, que es Vodafone el que repite los mensajes?

En todo caso, no pintan mal las cosas para la filial española, que en algún momento debería salir a bolsa después de haber realizado la mayor inversión fuera de Francia en diez años, de la que ha salido una compañía con ingresos de 5.000 millones, un ebitda de 1.200, 1.000 millones de inversiones al año, 7.000 empleados, una cobertura fija del 80% y 5 millones de hogares con fibra.

Su objetivo es alcanzar una cobertura de 7 millones de hogares pasados de fibra en 2015, y de 10 millones en 2016, con un alza de la cobertura 4G hasta el 85% este año y el 95%, el próximo. Asimismo, la compañía anunció el lanzamiento de una red exclusiva para empresas y servicios de banca personalizada a través del móvil.