El grupo aéreo alemán empezó ayer a cobrar una tasa de 16 euros en los billetes de todas sus aerolíneas que se compren a través de sistemas de distribución de reservas. Las agencias lo ven como un ataque directo.

Lufthansa no iba de farol (como algunos esperaban) y ha empezado a cobrar, desde ayer mismo, el recargo de 16 euros en los billetes de las aerolíneas del grupo –Lufthansa, Austrian, Swiss, Brussels- que se comercializan a través de los sistemas de distribución global de reservas (GDS, en inglés). Lufthansa busca así potenciar sus canales de venta directa (su web, sus call centers y sus mostradores), evitando el pago de las comisiones que paga a los intermediarios y que, según la compañía, superan los 100 millones de euros al año.

La medida es una declaración de guerra contra Amadeus, líder en el sector de GDS, pero impacta directamente en el negocio de las agencias de viajes, que ven cómo deben asumir el pago de 16 euros –que trasladará al cliente, con el consiguiente pérdida de competitividad- o utilizar una nueva herramienta tecnológica creada por Lufthansa para sortear a Amadeus –que también implicará asumir costes para su implantación y que, además, de momento no está del todo desplegada por el grupo germano-.

La Asociación de Agencias de viajes y Touroperadores europeos (ECTAA) ya interpuso el pasado julio una denuncia contra Lufthansa ante la Dirección General de Movilidad y Transporte de la Comisión Europea. Las asociaciones de agencias de viajes españolas arremeten ahora contra la nueva política de distribución de Lufthansa y consideran prácticamente rotas las relaciones.

La Federación Empresarial de Asociaciones Territoriales de Agencias de Viaje (Fetave) considera “desproporcionado” el cobro de 16 euros que y lo ven como una “imposición unilateral” y como una “ruptura de los acuerdos existentes con GDS y agencias”. La patronal denuncia, además, que la compañía no ha concretado el calendario de cuándo estará en marcha la nueva solución tecnológica que podrán utilizar las agencias para evitar el recargo (de momento sólo funciona una web específica para la comercialización de las agencias, pero no la herramienta tecnológica completa).

“La puesta en marcha unilateral de esta medida cuenta con el rechazo del colectivo de las agencias de viajes y en ningún caso supone el final de las medidas, gestiones y acciones de protesta puesta en marcha por la ECTAA, que ya están dando lugar a acciones y ruptura de relaciones de alguno de los principales grupos empresariales del sector”, apunta Fetave en un comunicado.

En paralelo, la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV), la otra asociación minorista, entiende que “la colaboración se ha roto” con Lufthansa tras empezar a aplicar el recargo. “Tenemos claro que no es un proveedor preferente, ni colaborador porque ha tomado una decisión que no es correcta”, explican fuentes de CEAV, informa Europa Press. “No vamos a tolerar que esto transcienda en contra de las agencias de viajes”, indican.