La plataforma de taxis alternativos planea recaudar el equivalente a 1.248 millones de euros al cambio actual para afianzarse en el mercado del gigante asiático. Aliados no le faltan, pero tampoco competidores.

Poco a poco se van conociendo más detalles acerca de la inversión que prevé Uber para consolidar su posición en China. Al principio, una carta del fundador de la compañía, Travis Kalanick, dirigida a sus inversores anunciaba una campaña de financiación para recaudar 1.000 millones de dólares (unos 892 millones de euros), capital que iría directo a UberChina.

Kalanick ha divisado una gran oportunidad en esta economía emergente, con crecimientos como no han visto en ninguna otra parte del mundo, así que se ha decidido a apostar fuerte por China. Aunque, a tenor de las particularidades del mercado asiático y de los incrementos exponenciales que registra su negocio, prefieren hacerlo de manera diferente a la gestión global de Uber.

Tanto es así que entre los inversores estarían importantes corporaciones locales, como Baidu -el Google chino-, el banco Citic y China Life Insurance, según las últimas noticias difundidas, que apuntan a los 1.400 millones de dólares.

Su intención es mantener el buen ritmo en el país, donde Uber ya rondaba el millón de viajes al día a comienzos de verano.

La competencia

No obstante, la buena marcha de UberChina no es la única razón detrás de la campaña de financiación. Lo que también perturba a Kalanick es la fuerza que está ganando su competidor local, Didi Kuaidi.

Esta compañía es el producto de la fusión de dos firmas similares a Uber, Didi Dache y Kuaidi Dache, que unieron sus fuerzas a comienzos de año para hacer frente a la empresa con base en San Francisco. Como también Didi Kuaidi quiere expandir su negocio en el servicio de contratación de conductores, este mes han finalizado con éxito una campaña de captación de inversores parecida a la que propone Uber, en la que han obtenido 2.000 millones de dólares de capital.

El rival local de Uber, Didi Kuaidi, está valorado en 15.000 millones de dólares

El rival en cuestión no es moco de pavo. Con la fusión de estos dos enemigos jurados se consiguió crear un gigante valorado en 15.000 millones de dólares (13.391 millones de euros), lo que le coloca entre los principales “unicornios”, como se conoce a las startups de internet que han conseguido alcanzar una valoración superior a los 1.000 millones de dólares.

Eso sí, todavía está lejos del mayor unicornio chino y segundo del mundo, Xiaomi, que alcanza los 46.000 millones de dólares, y de la propia Uber, líder de esta clasificación con la redonda cifra de 50.000 millones de dólares.

Para UberChina también es importante contar con inversores locales fuertes como Citic y Baidu, ya que Didi Kuaidi tiene detrás a dos mastodontes de internet chinos, Tencent y Alibaba.

Mientras en España y en el medio mundo que defiende la libertad de empresa se toman acciones legales y administrativas contra Uber, en China, el mayor mercado global, que tiene una versión “capada” del capitalismo, la pelea está en ver quién invierte más. El mundo al revés.