Las mañanas en el 29 Encuentro de Telecomunicaciones y Economía Digital de Santander están precisamente dedicas a eso, a las telecos. Así, ha sido Jaime Rodríguez-Ramos, socio de Estrategia de Telecomunicaciones de Deloitte quien ha puesto sobre la mesa la realidad de un sector que debe compararse con Google, pero solo para lo positivo.

“El mundo está cambiando por la tecnología, y sobre todo por cómo se está usando”. Esa ha sido la carta de presentación del representante de Deloitte en este #Telco29 que ha expuesto de manera muy clara y sin ningún tipo de tapujos las claves del sector telco para lo que ve como un nuevo tiempo.

De entrada, ha querido destacar que solo hay un problema con estos cambios, y es que nuestra cabeza trabaja de forma lineal, mientras que la tecnología lo hace de forma muy diferente, por lo que a veces no va al mismo ritmo. Por ello, cree que “es imposible predecir el futuro. No se puede planificar a cinco años. Esto supone que habrá que tener una flexibilidad máxima”.

Posteriormente, ya centrado en el sector telco, ha empezado su argumentación sobre los cambios y el futuro refiriéndose a los costes y, sobre todo, su disminución desde que en los ’80 hicieron su gran irrupción. Así, ha señalado que “los costes se han bajado un millón de veces”. Concretamente ha ofrecido el dato de que “cada década se han reducido los costes un 99% en telecos”.

Además, ha advertido Jaime, todo esto se ha producido “a pesar de la regulación, que suele ir muy por detrás”. Asimismo, en este sentido, ha subrayado que “lo único de lo que se puede estar seguro es que cualquier cosa requiere mucha y mayor conectividad”. Para ello ha precisado que se necesitará un mayor número de accesos y también un mayor ancho de banda.

Google no es malo

En este punto ha querido dejar claro un asunto, y es que las empresas de telecos no deben pretender ser el próximo Google, sino que se tienen que centrar en la conectividad y hacer mejor ese trabajo.

En este aspecto, cree que ha habido un lastre. El responsable telco de Deloitte cree que las empresas del sector han soportado la carga de tener que innovar y estar a la altura de las grandes tecnológicas, y eso puede haber sido un error.

Así, ha destcado, además, que “las empresas tecnológicas europeas han perdido su posición frente a los asiáticos, y las telco también”, por lo que deberían centrarse en su propio trabajo y no abarcar más.

Por último, ha hecho un llamamiento asegurando que “para seguir creciendo hay que cambiar la dinámica sectorial. Ahora se ha competido en precio, y hay que pasar en crecer en mercado. Entre todos deben enseñar al usuario para que se cree más necesidades de consumo”.

En cuanto a la regulación, piensa que “los gobiernos deben dejar crecer a este sector para que siga creciendo”. Cree que si después de la consolidación del sector se crea una subida de precios, entonces habrá que actuar, pero no antes.