De forma involuntaria, y aunque su participación llega el jueves, Google sigue siendo la estrella del 29 Encuentro de Telecomunicaciones, ya que en cada ponencia sale su nombre a pasear. En este caso el vicepresidente de Everis, Eduardo Serra, ha puesto de manifiesto lo bueno y malo que se debería copiar del gigante americano.

Las empresas europeas siguen actuando como en el siglo XX”. La declaración de intenciones de Serra ha sido muy clara. Además, su segunda afirmación en la ponencia ha sido igual de contundente: “Hablamos de lo bueno que somos cada uno, y de lo malo que es el árbitro”. Y por último, y para dejar todo muy claro ha manifestado que se necesita “más mercado y menos regulación, hay que ser capaces de asumir riesgos”.

Tras esta declaración de principios ha mostrado su pesimismo al afirmar que “con el 4G los estadounidenses han tomado la delantera. La Unión Europea debe reaccionar. Para ello debe mejorar el acceso y maximizar el crecimiento de la economía digital”. En este caso ha puesto un ejemplo donde el mercado ha llegado mucho antes. Se trata del roaming (coste de las llamadas fuera del país de origen), donde las telecos europeas han dejado que WhatsApp con su sistema de voz de lleve las ganancias que ellos no han sido capaces de generar.

El mercado es el verdadero regulador

Pero estos ejemplos se suceden y nadie parece darse cuenta. Así, “la UE ha puesto multas a las empresas tecnológicas, pero no se ha conseguido nada. Porque el mercado sigue creando nuevas plataformas”. Eduardo Serra cree que “la sobreprotección impide avanzar”, y que por lo tanto debería ser regulado de manera natural.

Otro ejemplo que ha expuesto durante su charla tiene que ver con la piratería. “Contra la piratería habría que aplicar medias de fomento y de servicio público”. Así, ha razonado que “el streaming supone dar a cada uno lo que busca”, por eso, y hablando sobre los jóvenes y el consumo, es de la opinión que debe facilitarse la tarea de acceder a los contenidos, porque de lo contrario lo único que se hace es peder clientes potenciales.

Con las nuevas tecnológicas y empresas, el regulador siempre llega tarde y mal. Los problemas los arregla siempre el mercado”, ha vuelto a insistir para, de nuevo, valorar que “hay que copiar lo que hagan las OTT, sobre todo lo que hagan bien. Sus modelos sencillos y simples, entienden el mercado vertical. Sus ideas son mucho más rápidas en poner en marcha, en contraposición a las grandes empresas europeas”.

De este modo, y con Google en la cabeza de todos, Serra no ve como enemigo (pese a que los llama así) a este tipo de empresas. Sino que deben ser aliados en ciertos momentos, y en otros competidores, pero siempre actuando con lógica.

De hecho, también cree que hay ventajas que tienen las empresas europeas. En este sentido habla de la seguridad y la privacidad, dado que estas OTT siempre juegan con los datos al darlo todo gratis. Ese debe ser un punto de partida.