Las aerolíneas del grupo Lufthansa (Lufthansa, Austrian Airlines, Brussels Airlines y Swiss) cobrarán un suplemento de 16 euros por cada billete emitido en reservas mediante sistemas de distribución global, como Amadeus, tal y como anunció la compañía el pasado mes de junio.

Lufthansa ha informado sobre esta medida que forma parte de su nueva estrategia comercial con la que tratan de asegurar que “los costes de reservas hechas mediante sistemas de distribución global sean más justos y transparentes”.

Los clientes del grupo Lufthansa podrán obtener los billetes sin pagar esta nueva tasa por coste de distribución si realizan las reservas a través de los propios canales de reserva: las páginas web de las compañías aéreas, en un centro de servicios de aerolínea (call center) o los mostradores de venta de billetes en los aeropuertos. También las agencias de viajes podrán reservar billetes sin suplemento a través del portal www.LHGroup-agent.com.

El proveedor de tecnología Concur, una empresa de la compañía de software para empresas SAP, proporcionará a partir de 2016 a los clientes empresariales de Lufthansa unidades de gestión de viaje con programas especiales para gestionar las reservas a través de www.LH.com. Pues las empresas tendrán la posibilidad de adquirir billetes a los precios que hayan negociado individualmente y sin suplementos en la web de Lufthansa.

La Asociación de Agencias de viajes y Touroperadores Europeos (ECTAA) ya denunció a finales de julio ante la Dirección General de Movilidad y Transporte de la Comisión Europea al grupo aéreo Lufthansa, por imponer este recargo y considera que las plataformas que ofrece Lufthansa para realizar las reservas “no son alternativas eficientes ni viables”.

Lufthansa desarrolla un nuevo método de reserva que permitirá a las agencias conectarse directamente a sus sistemas informáticos, utilizando el nuevo estándar de datos de la IATA, denominado NDC (New Distribution Capability).

Los sistemas globales de distribución (GDS) han demostrado durante años que son el canal de venta más rentable para las aerolíneas, al cobrar unas comisiones del 2 % del importe de un billete y proporcionar una rentabilidad un 40 % superior a la de cualquier otro intermediador, según Amadeus.