Los populares consideran que se ha revertido la fuga de votos de su partido a “caras nuevas” tras demostrarse que les “fallan las ideas”. Génova desembarca en Cataluña esta semana para continuar lanzando a García Albiol.

Un optimismo poco disimulado se ha adueñado del cuartel general del PP. La renovación de la cúpula y la frenética actividad de Gobierno y partido en agosto se están viendo recompensadas en las encuestas, donde Mariano Rajoy aparece cada vez más distanciado de una oposición que, como remarca Génova, en ningún momento de la legislatura se colocó en cabeza.

“Mes a mes el Partido Popular va recuperando la confianza de sus posibles electores”, se ha vanagloriado esta mañana Andrea Levy, vicesecretaria de Estudios y Programas, tras la reunión del comité de dirección. La portavoz ha destacado la tendencia alcista de su formación en las encuestas, citando como último ejemplo la publicada hoy por La Razón, donde Rajoy obtiene un 32,1% de apoyo, frente al 24,9% del PSOE, el 12,1% de Podemos y el 10,4% de Ciudadanos. A este último partido se ha referido Levy, celebrando que se haya frenado “la fuga de votos con respecto a otras formaciones políticas que, si bien vienen a presentarse como nuevas, como caras nuevas, lo que les falla es lo más importante en un proyecto político, que no son las caras sino que son las ideas”.

Levy cree que el desgaste de los partidos emergentes irá a más “en la medida en que se vayan acercando” las generales

Génova da así por mitigada la amenaza electoral que Albert Rivera supuso desde comienzos de año. Tras implantarse a nivel nacional y no poder alcanzar una fusión con UPyD, Ciudadanos se disparó en intención de voto, tocando techo en vísperas de las municipales y autonómicas de mayo. El resultado en esa cita fue ligeramente peor al esperado, pero dio un buen aviso al PP, que perdió todas sus mayorías absolutas en gran parte por la fuga de votantes descontentos que buscaron refugio en Ciudadanos. Una tendencia que la dirección de Rajoy ve ahora revertida.

Celebran los populares el retroceso de los emergentes, que creen que irá a más. “Veremos en la medida en que se vayan acercando las elecciones cómo los españoles prefieren un partido político que tenga ideas y que tenga un proyecto para España como es el PP y no uno de caras, aunque sean nuevas, sin fundamento o, lo que es peor, con fundamentos peligrosos”, ha vaticinado Levy. En ningún momento se ha referido por su nombre a Ciudadanos o a Podemos, como tampoco lo hizo Rajoy el domingo, reflejando el claro viraje estratégico por el cual vuelve a buscarse una polarización con el PSOE de Pedro Sánchez.

Atrás quedan los tiempos en que el PP demonizaba día tras día a Pablo Iglesias o ninguneaba a los de Rivera con críticas directas y personales a su líder o a su ideólogo económico. El rival vuelve a ser Sánchez, cuyo partido es según el presidente del Gobierno “la principal amenaza” para la recuperación económica y, según Levy, la muleta de “radicales” e “independentistas” en las instituciones. “Se avergüenza de la historia de todos los españoles cuando va a Cataluña”, ha llegado a decir la vicesecretaria de Estudios y Programas.

Todo el partido a Lloret de Mar

Con la vista puesta en las decisivas elecciones del 27 de septiembre, Levy -número dos de la candidatura del PP- ha detallado el desembarco que su formación inicia esta misma semana en Cataluña y de cuyas líneas maestras ya informó este diario. Fernando Martínez-Maíllo, vicesecretario de Organización, se reunirá con los comités electorales de las cuatro provincias las próximas jornadas, con el objetivo de garantizar la cohesión en la estrategia y emisión de mensajes. Génova se implicará en la “planificación de la campaña” catalana por la importancia decisiva de unos comicios que ejercerán de antesala de los generales.

La dirección del PP en pleno y cinco miembros del Gobierno se desplazan este fin de semana a Cataluña

Además, Maíllo arropará al candidato a la Generalitat, Xavier García Albiol, este martes en Gavá (Barcelona), y la plana mayor del PP se desplazará a finales de semana a Lloret de Mar (Gerona) para participar en la tradicional Escuela de Verano del partido. Génova ha querido que la edición de 2015 se celebre en esa localidad de la Costa Brava para demostrar el “compromiso con esas elecciones y sobre todo con los catalanes” del partido de Rajoy.

La cita se desarrollará bajo el mismo lema que la conferencia política de julio, X el futuro de España, y acogerá intervenciones de las voces más autorizadas del PP y del Gobierno. La secretaria general, María Dolores de Cospedal, participará el jueves en la inauguración, dejando para el presidente del partido la clausura del sábado. Entre medias, numerosos paneles y mesas redondas con protagonismo para los miembros de la dirección -Maíllo, Javier Maroto, Pablo Casado y Javier Arenas-, los portavoces parlamentarios –Rafael Hernando y José Manuel Barreiro– y cuatro ministros -Soraya Sáenz de Santamaría, Íñigo Méndez de Vigo, Alfonso Alonso y Jorge Fernández Díaz-, además de candidatos catalanes, dirigentes populares de segunda fila y secretarios de Estado.

Todo un desembarco coordinado por la propia Levy que pretende combatir el mensaje de que Rajoy y el PP han renunciado a dar la batalla política en Cataluña. El movimiento se completará con una campaña en la que el presidente se volcará. Al menos cinco actos electorales -dos en Barcelona, uno en Tarragona, otro en Girona y otro en Lleida- contarán con la presencia del jefe del Ejecutivo, informaron fuentes de la dirección popular.