El presidente del Gobierno inaugura el curso político alertando de que “la deriva del PSOE hacia el extremismo” amenaza la recuperación económica. Reivindica sus cuatro años de gestión y garantiza que el órdago secesionista de Artur Mas no tendrá ningún recorrido.

La legislatura ha entrado en la recta final pero para el presidente del Gobierno “no hay tiempo de descuento, solo hay tiempo de juego y vamos a marcar unos cuantos goles”. Mariano Rajoy ha elegido por noveno año consecutivo el milenario castillo de Soutomaior (Pontevedra) para dar el pistoletazo de salida al curso político. Desde allí ha defendido su gestión a lo largo de estos cuatro años, ha garantizado que el órdago secesionista lanzado por Artur Mas fracasará y ha insistido en el mensaje que desde mayo repite con frecuencia: el acercamiento del PSOE a fuerzas radicales amenaza la estabilidad y la recuperación económica de España. Estas han sido las siete ideas fuerza de su intervención:

1. Galicia, clave para el país y para el PP. Rajoy se ha mostrado orgulloso de su tierra, donde el partido que preside “ha ganado todas las elecciones celebradas” en democracia, incluidas las municipales de mayo por una ventaja de diez puntos. Galicia fue clave en las generales de 2011 y ha sido la única alegría electoral que los populares se han llevado esta legislatura, al lograr Alberto Núñez Feijóo revalidar su mayoría absoluta en 2012. Ahora, Rajoy se propone “volver a merecer la confianza de todos nuestros paisanos”.

2. Consolidar la recuperación. “Ahora no podemos volver atrás, el camino iniciado se ha demostrado que es el eficaz, el bueno”, ha asegurado el jefe del Ejecutivo, quien siempre acompaña la celebración de los buenos datos económicos con la advertencia de que esa recuperación es reversible. Un cambio de rumbo político y económico sería fatal, justo ahora “que lo peor ya ha pasado” y que España es el país europeo que más crece y más empleo crea.

3. Trabajar hasta el final. Rajoy ha recordado que al inicio de su mandato muchos vaticinaban que no agotaría la legislatura, asediado por el hundimiento económico y por la espada de Damocles del rescate. “Dije que la legislatura se iba a agotar y se va a agotar”, ha remarcado, y gobernará “hasta el final” para hacer del último tramo una “pista de despegue” para el próximo cuatrienio. 

4. Presupuestos, prueba de que el esfuerzo valió la pena. La elaboración de las cuentas públicas de 2016, que tendrá que desarrollar el nuevo Gobierno, ha sido duramente criticada por la oposición. El presidente considera que con su tramitación se “da estabilidad, seguridad”, una “imagen y sensación de seriedad”. Además, ha señalado que son los presupuestos “de mayor contenido social de la última década”, algo posible gracias a los “esfuerzos” realizados por los españoles durante la crisis y que ahora pueden “en parte verse recompensados”.

5. Diálogo para solventar la crisis de los refugiados. El mayor desafío que la Unión Europea tiene ahora sobre la mesa ha sido abordado por Rajoy desde la experiencia de gobernar un país que ya tuvo graves problemas con la inmigración. “La única solución es diálogo, colaboración y cooperación con los países de origen y de tránsito”, ha dicho, así como combatir las “causas que generan” la situación: los conflictos y la pobreza.

6. El 27-S, “delirante huida hacia ninguna parte”. A Cataluña ha dedicado el jefe del Ejecutivo buena parte de su mitin. Ha criticado al presidente de la Generalitat por una deriva que “solo ha servido para dividir a la gente”, para “enfrentarla”, para “engañar a la sociedad catalana” y “generar frustración” en el futuro en quienes han creído sus promesas. Ante la cita electoral “nuestra posición es muy clara y todo el mundo la conoce”, ha subrayado: defender la “unidad de España”, la igualdad, la solidaridad y el derecho de “todos los españoles” a decidir lo que quieren ser. Y es que cada vez que la nación se ha visto afectada por “el virus de la desunión a todos nos ha ido mal”.

7. El PSOE, abrazado al “extremismo y la radicalidad”. Para la parte final de su discurso ha dejado Rajoy el mensaje que vertebra la estrategia electoral de su partido: los pactos municipales han demostrado que Pedro Sánchez está dispuesto a todo para alcanzar el poder y solo el PP es ya garantía de centralidad y estabilidad. El presidente del Gobierno ha afeado al PSOE su “desconcierto” ante el independentismo catalán, su entendimiento con “radicales y extremistas” y su “voluntad de querer cambiar todo lo que se ha hecho”. Que Sánchez llegue al Gobierno “es la única amenaza que está en el horizonte de la recuperación económica y en nuestras manos está el evitarlo”, evitar “esa coalición que algunos ya están preparando contra quien va a ganar”.

Como colofón, Rajoy ha pedido a los cientos de militantes que le escuchaban que trabajen para ayudar a una gran victoria del PP en las elecciones de final de año. A la cita se ha referido varias veces durante su discurso pero ha sido con las últimas palabras con las que ha emitido el ruego a sus compañeros de que le asistan en la tarea: “Os convoco a ganarlas. Lo vamos a lograr y a estar aquí en Sotomayor el año que viene tal dia como hoy”.

el psoe, contra el mitin

El tradicional acto de apertura de curso político ha estado marcado por la determinación de la Diputación de Pontevedra, que preside la socialista Carmela Silva, de no volver a permitirlo. En una carta remitida ayer al PP, la institución advierte de que este será el último año que ceda el castillo de Soutomaior para el evento de los populares. Tanto el alcalde de la localidad, Agustín Reguera, como el presidente del PP pontevedrés, Rafael Louzán, como el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, como el propio Rajoy han criticado la decisión de Silva. Los dos últimos han asegurado que el PSOE no se saldrá con la suya y que volverán en 2016.