La confluencia de izquierdas Catalunya Sí que es Pot propone un nuevo “impuesto para ricos”, la creación de una hacienda propia que recaude todos los impuestos de los catalanes “con plena capacidad normativa” y la estructuración de una banca pública “comercial y de inversión” para impulsar a las pymes.

Éstas son algunas de las cien medidas del programa electoral que ha presentado hoy la candidatura para el 27S, que aúna a ICV, EUiA, Podemos y Equo, según informa la agencia Efe.

Este programa es una llamada a la Cataluña social para que se empiece a reconocer a sí misma y su capacidad para liderar el cambio“, ha sostenido en rueda de prensa el candidato, Lluís Rabell.

Aún en el plano económico, destacan otras iniciativas como el cierre de las centrales nucleares, la renuncia al proyecto de Barcelona World y la defensa de una reducción “progresiva” de la jornada laboral hasta las 35 horas semanales.

Asimismo, Rabell ha reclamado un “impuesto para los ricos“, que no ha concretado ni en su formulación ni en nivel de renta, y que debería compensar las bajas o eliminaciones de impuestos como el de patrimonio o sucesiones.

En el marco de este “rescate social”, el programa también incluye la puesta en marcha de la Renta Garantizada de Ciudadanía, una propuesta que llegó al Parlament en la pasada legislatura pero que no se ha llegado a debatir.

Asimismo, Catalunya Sí que es Pot aboga por revisar todos los convenios del CatSalut con entidades privadas, así como por revertir el proceso de “fragmentación y desmantelamiento” del Instituto Catalán de la Salud (ICS).

En el campo de la educación, se propone un modelo de tasas que adapte el coste de la matrícula a la renta y el blindaje del catalán como lengua vehicular en la escuela, y contempla incumplir las leyes que vayan en contra de esta máxima.

La aprobación de un decreto de alquiler forzoso para pisos vacíos, una prestación universal por hijo a cargo hasta los 17 años para las personas más vulnerables y el acceso universal a los servicios sociales para los inmigrantes son otros de los pilares del programa.

Soberanismo

Catalunya Sí que es Pot tampoco se olvida del eje soberanista, donde apuesta por un referendo acordado con el Estado para preguntar a los ciudadanos catalanes sobre el futuro político de la región.

Rabell ha subrayado que quieren “empoderar” a los catalanes para “decidirlo todo”, y ha avisado de que no se pueden desligar las reivindicaciones nacionales de las sociales.

“Una Cataluña maltratada por políticas antisociales difícilmente podría luchar por libertades democráticas”, ha afirmado el activista, que ha censurado que “otras candidaturas” -en alusión a Junts pel Sí- se prometan “gobiernos tecnócratas y misteriosos”.

También ha cargado contra el actual presidente de la Generalitat, Artur Mas, a quien ha acusado de esconder las siglas de su partido, CDC, “porque si se presenta a cara descubierta sabe que va a perder“.

En este sentido, ha recalcado que la lucha contra la corrupción es otro de los caballos de batalla de su candidatura, con medidas como que las empresas participadas por personas condenadas por corrupción no podrán contratar con la Administración.

El programa de la confluencia de izquierdas también incluye propuestas en otros ámbitos como la prohibición de fiestas con animales como los “correbous” o la aprobación de una ley que regule los “derechos y deberes” de los medios de comunicación, así como los derechos laborales de los periodistas.